Síntomas de un niño sobreprotegido

Cuándo saber que estamos sobreprotegiendo a nuestro hijo

  • compartidos

El error más común que nos encontramos hoy en día en la educación de los niños, es sin lugar a dudas la sobreprotección. Se habla mucho de ello, de los efectos que tiene sobre los niños, pero en un porcentaje muy alto, los padres no saben en que consiste la sobreprotección, y menos aún de sus consecuencias. 

Los padres no van a poder mantener durante un tiempo indefinido la burbuja de protección en la que introducen a sus hijos, y cuando la burbuja estalle, se encontrarán con niños sin recursos, sin habilidades, más vulnerables, menos seguros, y probablemente más infelices.

Síntomas del niño sobreprotegido

Niño abrazando a oso

Impidiendo que los niños se frustren porque se les dice que no a algo, (como, por ejemplo, 'no puedes jugar ahora, apaga la televisión, vístete solo' o 'no puedes comerte una chuchería antes de comer, primero se come el filete…' ) lo único que conseguiremos es que no aprendan a tolerar las pequeñas frustraciones del día a día, que carezcan de la motivación y la autodisciplina suficientes para conseguir sus objetivos en un futuro. 

Estos son algunos de los síntomas que indican que estamos sobreprotegiendo a los niños:

- Esperarán a que sea el adulto quien siempre les resuelva las situaciones y no desarrollarán sus propias estrategias. 

- No aprenderán los recursos necesarios para desenvolverse con éxito en la vida. 

- Impediremos que aprendan a tolerar las pequeñas frustraciones del día a día.

- Los niños cuyos padres tienen un modelo de educación que se basa en la sobreprotección desarrollan menos competencias emocionales, son más inseguros, tienen menos habilidades, es más probable que sean víctimas de acoso y a la larga son más infelices.

Cómo saber si los padres son sobreprotectores con los hijos

La sobreprotección es un estilo educativo de los padres, en los que éstos, asumen parte de las responsabilidades de sus hijos, les tratan como más pequeños, les resuelven los problemas… por evitar que el niño sufra, se frustre o lo pase mal, los padres le dan las tareas resueltas, y no son conscientes que están impidiendo que sus hijos aprendan, que se desarrollen correctamente, que crezca sanos, seguros, autónomos e independientes. Algunas conductas típicas de sobreprotección en los padres: 

- No les dejan hacer las cosas para las que sí que están preparados, lo que impide que adquieran autonomía.

- Se anticipan de tal forma a la satisfacción de sus necesidades que no permiten que los niños se desarrollen correctamente. 

- Les impiden desarrollar recursos y estrategias que les serán necesarias en el futuro. 

- Satisfacen sus necesidades en exceso.  

- No dejar que se frustren, que sufran, que se queden sin algo que les guste, que luchen por sus objetivos… será más perjudicial que beneficioso. 

- En lugar de escuchar a los niños y ayudarles en sus problemas del día a día con sus amigos, se las solventan, hablando directamente con el niño o con sus padres.

De esta forma se impide que sean los niños los que desarrollen las habilidades necesarias para solventar sus dificultades, y con esto corremos el riego de que se conviertan en niños dependientes, incapaces de solucionar sus propios problemas en el futuro.

 El artículo incluye extractos del libro 'Queremos hijos felices. Lo que nunca nos enseñaron', de Silvia Álava.

Ideas de plastilina para hacer con los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud