Qué hacer cuando el niño no es asertivo

Técnicas para educar a los niños no asertivos

  • compartidos

La educación de los niños debe tener en cuenta también el desarrollo de sus capacidades sociales. Para ello, es fundamental emplear las técnicas de asertividad, así el pequeño aprenderá a dar sus opiniones y criticas y a defender sus derechos de forma pacífica, sin dañar a los demas.

En muchas ocasiones, los niños tiene actitudes que van desde la pasividad a la agresividad, siendo estos conceptos extremos del comportamiento asertivo. En estos casos, los padres y profesores deben ser una ayuda para los pequeños. Según el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte español, existen dos formas de educar en la asertividad, indirectas y directas.

Técnicas indirectas para educar en la asertividad

Técnicas de asertividad

1. Las formas indirectas de educar en la asertividad se basan en cómo podemos influir en el niño sin que se percate de ello. Por lo general, este método se basa en la empatía de los padres hacia los niños, es decir, deben conocer el problema que tiene su hijo, escucharle y ponerse en su lugar.

2. Otra técnica indirecta de conseguir un comportamiento asertivo es reforzar las capacidades del niño, reconociendo de forma positiva si se ha comportado de manera correcta. Se debe tener cuidado de no caer en un comportamiento repetitivo con los halagos, y solo utilizarlos de forma general cuando el pequeño supere correctamente conductas más difíciles o que no había conseguido antes.

Técnicas directas para educar en la asertividad

Las formas directas de educar en la asertividad se emplean sobre todo cuando el niño conoce el problema social que tiene, pero no sabe como afrontarlo. Un caso habitual es el del acoso escolar por parte de algún compañero, lo que lleva al pequeño a sentirse agobiado y angustiado, con baja autoestima, e incluso a reducir su rendimiento académico.

En este caso, los padres deben guiar a su hijo y hacerle comprender que el problema tiene solución, formando un equipo en común. Se le debe transmitir seguridad y confianza. 

Los adultos deben anailizar junto al niño por qué se produce el acoso y las opciones que tiene para enfrentarse a dicha situación, así se reforzará también la capacidad de decisión del pequeño. Pueden explicar a su hijo ejemplos de casos semejantes que se conozcan, e incluso dar una explicación de cómo afrontar este tipo de problemas sociales. 

Fuentes: Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de España

. Colaboradora de GuiaInfantil.com

Juegos para estimular la fantasía y la creatividad en los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud