3 maneras de enseñar al niño a ser asertivo

Ayuda a tu hijo a expresar y decir lo que piensa sin miedo

  • compartidos

La asertividad está estrechamente ligada con la autoestima. Los niños desde muy pequeños temen ser rechazados o criticados, algo que hará que a veces callen cuando quieren hablar.

Cuando los hijos empiezan a escuchar lo primero que queremos es que aprendan a cumplir órdenes y a seguir instrucciones, pero a menudo a los padres se les olvida lo más importante: hay que enseñar a los hijos a aprender a hablar y a expresarse.

Por qué ayudar al niño a ser asertivo

Niño levanta mano en clase

Los niños que saben hacer ver sus necesidades son más propensos a tener una mejor autoestima, a tener mejores habilidades de comunicación y además, cuando saben expresar sus emociones y preferencias pueden resistir mejor la presión del grupo. Pueden pedir ayuda cuando la necesitan, pueden decir que no cuando no quieren decir que sí y empezarán a sentir confianza en sí mismos, algo imprescindible para que un niño aprenda a ser asertivo.

Para muchos niños la asertividad es una conducta aprendida por lo que nada tiene que ver con algo innato. Para ser asertivo se necesita practicarlo cada día. Y el mejor lugar para practicar las habilidades que son más complicadas en el mundo exterior es en la seguridad y la comprensión de su propia casa. 

Consejos par ayudar al niño a ser más asertivo

1. Sé un modelo de asertividad. Tú eres el ejemplo y el modelo a seguir de tus hijos, por lo que tu hijo copiará y aprenderá de ti absolutamente todo. Defiende tus puntos de vista sin entrar en la agresividad. Además deja que tus hijos expongan sus opiniones aunque te puedas sentir incómodo/a, pero no esperes que tu hijo sea asertivo si tú no lo eres primero.

2. Vivir en un hogar democrático. Habla con tus hijos de todo lo que sea necesario, mantén debates. Haced reuniones familiares y escucha la opinión de cada hijo/a. Recuerda que escuchar y respetar sus opiniones no significa que tenga que estar de acuerdo con sus puntos de vista. Cuando los niños saben dar su opinión, serán más propensos a hablar y a sentirse cómodos para hablar por sí mismos. El mejor lugar para que los niños aprendan a hablar con asertividad es en casa, así que asegúrate de que tus hijos tienen la oportunidad de hablar y de ser escuchado.

3. Habla de derechos con los niños. Los niños necesitan saber que sus opiniones son valoradas y que tienen derecho a decir lo que piensan. Siéntate con tu hijo y crea una lista de derechos infantiles, puedes empezar por lo básico; 'tienes derecho a decir que no', 'tienes derecho a enfadarte', 'tienes derecho a sentir y a expresar ira', etc. Anima a tu hijo a agregar cosas a la lista y crear un cartel de derechos para su habitación. Así se sentirá más motivado para poder expresar sus emociones de forma correcta.

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud