Signos de que nuestro hijo está madurando

Cómo saber cuándo comienza a madurar un niño

  • compartidos

Los hijos cuando nacen se les ven muy pequeños y frágiles pero realmente crecen más rápido de lo que a los padres nos gustaría. Las semanas y los años pasan casi sin que nos demos cuenta y el bebé que teníamos en nuestros brazos de repente ya corre, y después ya habla, y más tarde ya quiere ir solo a la escuela… y de repente empieza a madurar. 

No hay un patrón de maduración para todos los niños y las niñas por igual, puesto que las edades dependerán de la sociedad, de las experiencias vividas y de la educación recibida. Aunque es cierto que existen algunas señales o signos que te ayudarán a descubrir si tu hijo está ya madurando.

Cambios físicos que indican que nuestro hijo está madurando

Madre e hija se miran en espejo

Cuando los niños y niñas llegan a la preadolescencia empieza a haber unos signos físicos que empiezan a advertir que están madurando y que están entrando en la adolescencia. Por ejemplo:

- Niños: empieza a cambiar la constitución física cambiando el cuerpo a un cuerpo más robusto, cambia el olor corporal, pueden aparecer espinillas, la voz empieza a cambiar, empieza a salir pelo en la cara y en otras zonas del cuerpo,  etc.

- Niñas: les empieza a ensanchar las caderas, las mamas empiezan a cambiar de tamaño, la voz y el olor corporal empieza a cambiar, empieza a crear vello en el pubis y en las axilas, puede aparecer acné, les baja la menstruación,etc.

Pero no todo son los cambios físicos para saber si nuestro hijo está madurando, porque si bien es cierto que es una señal inequívoca de que ya no es un niño, también es verdad que los cambios emocionales y mentales que presentan los niños y niñas junto con los cambios físicos son igual de importantes para saber si nuestro pequeño empieza a ya no serlo tanto. 

Cambios mentales y emocionales que indican que nuestro hijo empieza a madurar

1. Se comportan de forma más rebelde porque están empezando a tener su propia identidad y opinión de las cosas.

2. Los cambios hormonales que experimentan en su maduración les hará estar más nerviosos/as y con cambios de humor.

3. Cambia la imagen de sí mismo y su personalidad empieza a definirse.

4. Existe un mayor desarrollo intelectual y de habilidades sociales.

5. Empiezan a tener unas metas y unas ambiciones mucho más claras de cara al futuro.

Estos son algunos signos de que tu hijo ya no es tan pequeño y que poco a poco va creciendo y convirtiéndose en adulto. Pero recuerda que no existe una edad concreta, algunos niños/as pueden empezar a madurar a los 8-10, otros a los 10-12… pero no hay una edad exacta, si aparecen los signos te darás cuenta.

Educar en valores a los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud