Qué hacer cuando el niño suspende

Qué pasa si el niño saca malas notas en el colegio

  • compartidos

Cuando se finaliza el curso escolar, en junio o en noviembre, según el país, los niños solo piensan en disfrutar de sus tan ansiadas vacaciones, pero por otro lado el fin de curso representa la evaluación escolar, es decir, las notas escolares. Si han conseguido aprobar todo, las cosas van bien, pero como hayan suspendido...ay, como hayan suspendido, todo se altera y se complica.

Por qué ha suspendido el niño

nino-malas-notas

Los niños en edad escolar, para que el estudio sea algo natural, es necesario que estén motivados. Estimularles la curiosidad y la exploración. Pero a veces algunos niños presentan dificultades cuando se ponen a estudiar, estás dificultades pueden venir dadas de problemas físicos, como auditivos, visuales, hormonales, y otras veces incluso de problemas emocionales.

Por tanto, lo primero que hay que hacer es encontrar las causas de esas dificultades y luego intentar poner la solución adecuada.

3 cosas que no debes hacer cuando el niño saca malas notas

En la mayoría de los casos nuestra respuesta es la siguiente:

- Gritar: En realidad, gritar al niño no soluciona nada, lo hecho, hecho está y ahora hay que buscar la solución.

- Castigar: Por supuesto cuando se traen malas notas a casa hay que imponer algún tipo de sanción, pero un castigo de por vida tampoco soluciona nada.

- Comparar: Nunca hay que comparar a los niños entre hermanos, primos o compañeros, cada niño tiene su ritmo de aprendizaje y si hay que comparar que sea su propia evolución.

Qué podemos hacer cuando el niño suspende en el colegio

Los padres/madres  deben demostrar siempre una gran confianza en sus hijos y sus aptitudes y darles ánimo, ayudándoles  de una forma u otra con las tareas diarias. Pero también hacer todas estas cosas:

- Establecernos metas asequibles para nuestro hijo/a.

- Establecer una rutina de estudio con ellos, mostrando interés en las cosas que hacen y ayudarles en la medida en que se pueda.

- Felicitarles por los progresos y los logros que van teniendo, y decirles palabras motivadoras como un 'Te felicito', 'Sigue así', 'Has mejorado mucho'.

- No criticarle en  los errores que cometa y ayudarle a que aprenda de ellos.

- Fomentar en casa  un clima propicio para que pueda estudiar tranquilo, cuidando la iluminación, ventilación, acústica, entre otros.

Por otro lado pretender que nuestros hijos/as se queden en casa toda la tarde haciendo deberes o estudiando, tampoco es la solución, establecer una rutina de estudio, pero que también tengan su tiempo para jugar o hacer algún deporte. ¿Sabíais que cerca del 40% de niños que practican deporte mejoran su rendimiento escolar y su educación en valores?

Pues nada armaros de diálogo, paciencia y mucha comprensión, o si no recordad vuestros tiempos de estudiante y tratar de empatizar con ellos. 

¡¡Mucha suerte!!

Los Derechos del Niño

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud