Los beneficios de las bicicletas sin pedales para niños

Bicicletas sin pedales para mejorar el equilibrio de los niños

  • compartidos

Las bicicletas no son sólo para el verano. Si queremos dejar a nuestros hijos un mundo mejor e inculcarles una forma de vida más sostenible, es conveniente familiarizarlos desde pequeños con el uso de la bicicleta. Si cuando son bebés podemos llevarlos con nosotros en la silla de la bicicleta, cuando se van haciendo un poco mayores necesitan tener su propia bici.

Todos sabemos que no es fácil aprender a andar en bicicleta. El niño no tiene equilibrio y no sabe muy bien cómo manejarse sin caerse. Desde hace un tiempo venimos viendo un nuevo método para aprender a andar en bicicleta mucho más efectivo que el triciclo o las bicicletas con ruedines. Son las llamadas bicicletas sin pedales.

Para qué sirven las bicicletas sin pedales para niños

Niños en bicicleta

El método tradicional para enseñar a los niños a andar en bicicleta eran los ruedines. Un método poco efectivo porque no desarrollaba el sentido del equilibrio y en cuanto le quitábamos los ruedines, el proceso de aprendizaje empezaba de cero. El secreto para andar en bicicleta es el equilibrio y eso precisamente lo que debemos enseñar al niño. 

También eran muy habituales los triciclos como paso previo a la bicicleta. El niño se conducía seguro en su triciclo o incluso en su moto, pero el problema a la hora de coger por primera vez la bicicleta persistía, es decir, el niño no tenía desarrollado el sentido del equilibrio. Llegados a este punto, los expertos se dieron cuenta de que lo ideal eran las bicicletas sin pedales.

Las bicicletas sin pedales están pensadas para niños a partir de 2 años. Hay quien se pregunta cómo es posible andar en una bicicleta sin pedales. Pues bien, estas bicicletas sin pedales deben estar adaptadas a la altura del niño y es el propio niño quien la impulsa con sus pies, que deben poder posarse en el suelo sin dificultad. 

Las ventajas de las bicicletas sin pedales para niños

La principal ventaja de las bicicletas sin pedales frente a los métodos tradicionales para aprender a andar en bicicleta es que el niño adquiere el equilibrio de forma natural y progresivamente. Al caminar sobre su bicicleta, el niño se balancea sin riesgos y va adquiriendo la seguridad que necesita en una bicicleta.

Las bicicletas sin pedales también fomentan su habilidad psicomotora y mejoran el sentido de la orientación. Y lo más importante, que el niño aprende desde bien pequeño todas las ventajas de disfrutar de la bicicleta con autonomía e independencia. Lógicamente, ningún niño debe ir con la bicicleta sin pedales sin la supervisión de un adulto y también es conveniente que lleven casco, aunque los riesgos son mínimos.

Una vez que el pequeño haya adquirido seguridad en su bicicleta sin pedales, llegará el momento de pasar a una bici como la de sus padres. Será el momento de comprar al niño una flamante bicicleta nueva con pedales o bien utilizar la que ya tiene si es del tipo de bicicletas evolutivas, porque en eso caso solo habrá que añadir los pedales.

Laura Vélez. Redactora de Guiainfantil.com

Los niños deben cuidar el medio ambiente

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud