Las regresiones en los niños

Por qué algunos niños quieren volver a ser pequeños

  • compartidos

El aprendizaje de un niño no siempre avanza en línea recta. Algunas veces de pronto y sin previo aviso, retrocede. Ocurre por ejemplo ante la llegada de un hermanito. El niño vuelve a buscar su chupete, saca los juguetes que había guardado o vuelve a hacerse pis encima. De repente vuelve a comportarse como un bebé. Es lo que se llama 'regresión'.

Por qué ocurre la regresión en los niños

Niña mayor con chupete

Existen muchas razones por las que el niño de repente vuelve a su primera etapa. De repente un día, el niño, que ya controloba el pis y la caca, vuelve a necesitar pañal. Los padres a veces se enfadan y tienden a regañarle. Pero esto es un error. El niño lo que está pidiendo muchas veces con esta actitud es más atención por parte de sus padres.

Entre las razones de por qué sucede esto y se produce una regresión en el niño, están:

- La llegada de un hermanito: aparecen los celos y el niño mayor intenta captar la atención de los padres, que en ese momento se están volcando más con el cuidado del recién nacido. 

- El miedo a crecer: la regresión se sucede sobre todo entre los 3 y 5 años, momento en el que el niño deja de ser tan niño. Suele coincidir con el comienzo de su etapa en preescolar. De pronto se le exigen una serie de tareas, como a los adultos, y el niño siente temor al fracaso.

- Comienza a ir al colegio: y aparece el miedo a lo desconocido. El mundo de los adultos le asusta y prefiere volver a su primera etapa, cuando era un bebé y apenas se le exigía nada. 

- La muerte de un familiar: cuando el niño es muy pequeño, no entiende el significado de la muerte. Si de pronto desaparece de su vida alguien con quien el niño tenía mucha relación, se puede sentir desorientado. La regresión es en este caso una forma de búsqueda de esa persona que acaba de perder.

- Problemas en la relación entre los padres: cuando el niño no encuentra estabilidad en el hogar y presencia constantes peleas, aparece el temor y la inseguridad. Y algunas veces se manifiesta de esta forma, con una marcha atrás del aprendizaje adquirido hasta ese momento.

Síntomas de que existe regresión en los niños

Pueden darse una sóla señal de alarma o varias. Lo más frecuente es que el niño que sufre regresión vuelva a orinarse encima, o de pronto comienza a hablar como un bebé, deshaciéndose de todas las palabras y la destreza que había adquirido con el lenguaje. Puede que simplemente empiece a jugar con sonajeros y artículos de bebé o que te pida un chupete y se pasee por la casa con él. 

Los síntomas son claros y evidentes: cuando nuestro hijo imita a su hermano pequeño o a un bebé y comienza a comportarse como él, existe regresión.

Qué podemos hacer cuando el niño sufre regresión

Tenemos que intentar entender los motivos que han llevado al niño a comportarse así. Una vez localizado el origen de este trastorno, podremos intentar resolverlo. A veces la regresión no tiene ningún motivo. Sucede simplemente porque el niño necesita darse un respiro en su evolución y decide dar un paso atrás. No pasa nada. Debemos entenderlo como algo natural y ser comprensivos. Y ¿cómo le podemos ayudar?:

- Evitar decir frases negativas como 'pareces un bebé, y tú ya eres mayor para hacer esas tonterías'. 

- Jugar más con él. Dedicarle más tiempo. A menudo sólo están demandando eso: más tiempo de sus padres. 

- No regañarles ni enfadarse con el niño. Es molesto tener que empezar de nuevo con el control del pis o tener que corregirle de nuevo cada vez que habla como cuando tenía dos años, pero hay que ser paciente. 

- No imitarle. No usar las palabras que él usa para sentirse de nuevo 'bebé'. Corregirle pero sin enfadarnos.

Juegos para estimular la fantasía y la creatividad en los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud