La estabilidad emocional de los niños

Las emociones de los niños como parte del aprendizaje infantil

  • compartidos

Hace poco leí que en algunos colegios, este año habían introducido como novedad en el trabajo en clase, 'el rincón de las emociones'. Este rincón consiste en lo siguiente: la profesora ha hecho un mural en el que  están representados los distintos estados de ánimo que pueden tener una persona: contento, triste, enfadado, asustado, etc…

Cada día cada niño ha de pasar por este rincón y situar su foto en el estado de ánimo que cree que se encuentra ese día. Luego y en grupo cada niño expone por qué se siente así  y lo comparte con sus compañeros. Me pareció una idea muy buena para trabajar este contenido de las emociones, que tanto se trabaja en Infantil.

Los niños deben aprender a pensar y también a sentir

Niño lloroso

Desde la escuela 'se nos enseña a pensar', pero aprender a sentir es algo que parece totalmente olvidado, es algo que cada uno debe aprender a hacer solo. 

Este es uno de los problemas de la educación actual, ya que olvidamos que el objetivo principal de la educación es favorecer el desarrollo integral de los niños/as y por lo tanto la educación tendrá que contemplar todas las dimensiones de la persona: cognitiva, física-motora, psicológica, social y afectivo-social.

Frente a una educación más tradicional que ha estado centrada en el desarrollo del aspecto cognitivo, hoy en día, y cada vez más, nos encontramos con  un modelo educativo más orientado a ayudar a los niños a conocer mejor las emociones, y a saber controlarlas.

El desarrollo socio afectivo en los niños se refiere principalmente a la habilidad de reconocer y expresar emociones y sentimientos, en ella se busca proporcionar actividades que le permitan al niño la interacción con las personas que lo rodean para que pueda socializar, establecer vínculos afectivos, expresar sus emociones y conseguir esa estabilidad emocional que necesita. 

Cómo ayudar a los niños a construir lazos afectivos

Cuando son muy bebés, la mayoría de las reacciones responden a estímulos internos, pero otras son reacción a estímulos que le proporciona el medio. Actividades como acariciarlo, mecerlo, cantarle y conversar con el bebé, pese a que no comprende el lenguaje verbal aún, si que percibe los gestos y el lenguaje no verbal del cuerpo, y  manos.

En torno a los 3 meses, ya son capaces de manifestar angustia, excitación y placer, por ello es fundamental que motivemos al bebé por medio de incentivos, como un abrazo, una palabra cariñosa, sonrisas etc… cuando obtenga logros. 

Para los 6 meses, los niños ya identifican y reconocen los estados de ánimo de su madre. Por ello y para que el bebé reconozca esos estados de ánimo, sería muy aconsejable que se le mostrar gestos de risa con carcajadas, fruncir el ceño, hacer pucheros, poner caras de susto, de asombro, y siempre por medio del juego ya que es la mejor forma en que los bebés aprenden.

La evolución del bebé y su entorno mes a mes

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud