Juegos infantiles para trabajar la psicomotricidad fina

Qué actividades motivan la psicomotricidad fina en niños

  • compartidos

La psicomotricidad fina es una de las aprendizajes más importantes en la infancia. Su estimulación puede conseguir que los niños fomenten su imaginación, creatividad e inteligencia a través de distintas actividades que contribuyan a su desarrollo. 

Para que los niños tengan la capacidad de coordinar su cuerpo con precisión podemos ayudarles a través de pautas como el dibujo o la escritura a una edad temprana. De esta manera se empezará a fomentar en ellos la psicomotricidad fina

Qué es la piscomotricidad fina en niños y cómo estimularla 

 Juegos de psicomotricidad fina para niños

Si lo que queremos es saber cómo estimular la psicomotricidad fina en nuestros hijos, primero tenemos que conocer qué es exactamente y en qué consiste. Se trata de la coordinación de movimientos de las distintas partes del cuerpo con precisión, en concreto la capacidad de manejar las manos hasta alcanzar la madurez necesaria para poder escribir o dibujar.

Dependiendo de la edad del niño, las formas de estimulación irán variando, puesto que la psicomotricidad fina puede ser aprendida a través de formas geométricas, trazos o dibujos o la resolución de enigmas. Poner a nuestros hijos frente a este tipo de disciplinas conforme vayan creciendo conseguirá que su capacidad psicomotriz crezca junto a ellos. 

Actividades para fomentar la psicomotricidad fina en niños 

Cuando los niños ya van siendo más mayores, encontrar los juegos para que la psicomotricidad fina quede estimulada, aprendida y que sea divertida es algo fundamental. 

- Pegatinas: Si lo que queremos es favorecer la concentración y el aprendizaje de nuestros hijos, podemos jugar con ellos a las pegatinas. Elegir aquellas que tengan un color más vistoso o una forma más especial ayudarán a que el niño se sienta más cómodo y contento. Para pegarlas, podemos dibujar una forma que el niño reconozca fácilmente, tal vez un cuadrado, triángulo o rectángulo, para que rellene el relieve con las pegatinas en cuestión. 

- Juegos de punzar: Puedes hacer un dibujo en un papel o cartulina y ellos intentar puntearlo con la ayuda de un punzón o incluso con la punta de un lapicero. Así conseguirán estimular sus capacidades motoras. 

- Actividades con papel: Para los niños más pequeños, los juegos con papel suelen ser una auténtica fiesta. Además, esto ayuda a su capacidad de psicomotricidad fina si les enseñamos a rasgarlo, hacer bolitas o doblándolo con formas concretas. 

- Trabajar con pinzas: los niños tienen que intentar pintar un folio e ir colocando pinzas alrededor de él.

Pintar con los dedos: potenciará su sensibilidad con los dedos y desarrollará su coordinación motriz así como su capacidad creativa. 

Ideas de plastilina para hacer con los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud