Cómo enseñar a los niños a perder

Consejos para que los niños puedan superar la frustración

  • compartidos

Perder es una parte muy importante en la vida, y como tal, es importante que enseñemos a nuestros hijos a ganar y a perder con gracia. Incluso los niños más pequeños pueden ser muy competitivos cuando están jugando con otros, algo que les puede hacer sentir ansiedad y frustraciones en el caso de no haber ganado.

Los niños deben entender para evitar las frustraciones en la competición, que el perder no significa que ha pasado algo malo o que es incapaz en algún ámbito en concreto. Muchas veces (siempre) el perder significa aprendizaje para que la próxima vez se pueda hacer mejor, es un poco como cuando las personas nos equivocamos: siempre se aprende algo nuevo.

Perder puede ser positivo para los niños 

Niño gana y niña pierde

Cuando los niños compiten necesitan sentir el apoyo, el aliento y la comprensión de sus padres para que aprendan que perder no tiene que ser algo doloroso, ¡ni mucho menos! Debe ser algo cómodo.

Pero aprender a perder no siempre viene de forma innata en los niños y por eso es importante aprender a hacerlo. A continuación daremos algunas estrategias para que a partir de ahora a tus hijos les resulte mucho más fácil jugar y perder.

Cómo enseñar a un niño a perder y que no se sienta mal

Algunas formas para enseñar a tu hijo a perder y que no se sienta mal son las siguientes:

1. Deja que tu hijo pierda. En ocasiones los padres no dejan que los hijos pierdan cuando juegan en casa a cualquier cosa pensando que esto le ayudará a construir mejor una buena autoestima. Nada más lejos de la realidad. Si dejas a tu hijo ganar siempre no sabrá cómo manejar la situación cuando pierda y aparecerá la baja tolerancia a la frustración. Perder o 'no ganar' es una parte muy importante en la vida y debes verlo como una oportunidad para enseñar a tu hijo a través de estas experiencias.

2. Dar énfasis en el proceso. El resultado no es lo que debe importar sino el proceso. Mientras que todo el mundo quiere ganar, hay que  saber cambiar el enfoque y que los niños vean que dar lo mejor de sí mismos y esforzarse durante el proceso es mucho más importante.

3. Alaba a tu hijo cuando sepa perder. No le alabes sólo cuando gane, hazlo también cuando sepa perder. Los elogios positivos cuando tu hijo se esfuerza y además maneja bien la pérdida son realmente importantes, frases como: 'Estoy muy orgulloso de ti, después de tu esfuerzo has sabido perder como un campeón', marcarán la diferencia en tu hijo.

Si tu hijo siente empatía, comprensión y apoyo después de haber perdido, nunca le afectará para mal. Además también es muy importante que como padre o madre, enseñes con el ejemplo y si alguna vez pierdes en algo, vea que no ocurre absolutamente nada malo en ti y que lo utilizas para aprender y para no tirar la toalla.

Juegos para estimular la fantasía y la creatividad en los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud