Cómo enseñar a los niños a competir

La competencia 'sana' es beneficiosa para los niños

  • compartidos

En la infancia igual que en la vida adulta está lleno de competencia, pero siendo niño este tipo de competencia puede estresar a los pequeños y más si los padres no les enseñan adecuadamente a competir. 

Los niños compiten para que los demás vean lo capaces que son y todo lo que pueden conseguir. Compiten en la escuela diariamente para obtener mejores calificaciones, compiten en deportes o compiten en otros campos, no hay nada malo en competir mientras se fomente siempre una competencia sana. 

La competencia sana es la mejor competencia para los niños

Niños echan un pulso

La competencia es buena para  todos si se sabe hacer realmente, porque la competencia motiva y hace que los niños quieran conseguir mejores resultados, sabiendo que ellos, son capaces de conseguirlo. 

Si se enseña a los niños a competir adecuadamente ellos verán que el trabajo en equipo y los valores son imprescindibles para poder hacerlo correctamente. La competencia también puede enseñar valiosas lecciones acerca de la deportividad, la importancia de prepararse para poder ser bueno en lo que se hace, lo importante que es seguir una disciplina y unos valores.

Debes recordar que la competencia sana no incluye en ningún momento padres que gritan a sus hijos en un partido porque no lo hacen cómo ellos esperan, padres que tratan de vivir a través de sus hijos su frustración de no haber sido más en la vida, padres que se tristemente se decepcionan después de una competición si su hijo no ha sido el primero (con las terribles consecuencias de autoestima que esto puede generar al pequeño), ignorando lo más importante: su hijo hizo todo o posible.

Cómo enseñar la sana competencia a los hijos

Todos queremos que nuestros hijos sean los mejores, pero se debe aceptar el hecho que no van a ganar todo y que ganar y perder está dentro de la vida, algo que ofrece lecciones muy importantes. Si quieres algunos consejos de cómo enseñar a tu hijo a competir deberás tener en cuenta los siguientes aspectos:

1. Explica la importancia de hacerlo lo mejor posible. Hacerlo lo mejor posible y ser el mejor son cosas totalmente diferentes. Hacerlo lo mejor posible es ir siempre a por el 10 aunque el resultado sea mejor, ser el mejor es algo que carga al pequeño de culpabilidad si no lo consigue. Recuerda que hacerlo lo mejor posible es lo que realmente importa.

2. Predica con el ejemplo. Los niños aprenden a través de lo que ven y de lo que escuchan, y además te intentarán imitar.  Si tú también intentas hacerlo siempre lo mejor posible, tus hijos también seguirán tus pasos.

3. Tened claro en casa los valores familiares. Déjale claro a tu hijo que las trampas no son aceptadas para ganar.

4. Concéntrate en el esfuerzo y no en el resultado. No te centres en el hecho de si se gana o si se pierde. Céntrate en cómo tu hijo se ha esforzado para conseguir el mejor resultado. Y por supuesto no le juzgues.

Es muy importante que recuerdes que no todos los niños quieren competir y quedar por encima de otros, en cambio, todos son capaces de hacerlo lo mejor posible.

Educar en valores a los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud