Causas y tratamiento de la disgrafía en niños

Cuáles son las causas y cómo se trata la disgrafía en los niños

  • compartidos

Algunos niños tienen dificultades a la hora de escribir a causa de la disgrafía. Aunque la disgrafía no es un trastorno importante, conviene detectarlo cuanto antes para buscar el mejor tratamiento y que el niño no sufra problemas de aprendizaje. 

Nos estamos preguntando por las causas que provocan la disgrafía en los niños y por los posibles tratamientos. En cualquier caso, la observación de cómo el niño aprende a escribir y se maneja en la tarea por parte de maestros y padres es fundamental para encontrar una solución a tiempo.

Causas de la disgrafía en niños

NIña escribe en pizarra

La disgrafía se detecta cuando el niño escribe más lento de lo habitual, cuando su escritura no tiene un tamaño uniforme, cuando deja separaciones innecesarias dentro de una misma palabra, cuando no puede seguir el renglón de escritura o incluso cuando comete errores ortográficos.  Una vez detectado este problema, hay que buscar las causas de la disgrafía.

- Causas neurológicas. Sin necesidad de que se trate de un problema neuronal grave, en ocasiones la disgrafía se produce como consecuencia de una deficiencia neuronal que le impide organizar correctamente la información que tiene guardada y por eso no puede plasmarla por escrito.

- Causas psicomotrices. No todos los niños desarrollan las habilidades psicomotrices con la misma precisión. Cuando hay alguna alteración en este desarrollo, algunos niños no pueden coordinar bien los movimientos del brazo y de la mano y eso hace que escriban más lentos y que tengan problemas de aprendizaje por la frustración que les produce ir más despacio.

- Ambidextros. Un caso especial de disgrafía se presenta en aquellos niños ambidextros o en niños zurdos a los que se les ha enseñado a escribir con la mano derecha. La orden que se gesta en el cerebro y la ejecución motora de la misma no coinciden y eso puede producir una gran confusión a la hora de un acto como escribir que debería ser casi instintivo.

Tratamiento de la disgrafía en niños

El tratamiento de la disgrafía en niños requiere un trabajo conjunto de profesionales y padres. El objetivo es que el niño recupere cuanto antes sus habilidades motoras y corregir los problemas de escritura para evitar la frustración en clase y los posteriores problemas de aprendizaje. Los tratamientos para la disgrafía abarcan diferentes campos de actuación.

- El niño con disgrafía debe desarrollar la coordinación manual para ejecutar correctamente los movimientos que requiere la escritura.

- La postura corporal también debe tratarse para reducir el problema de disgrafía, ya que estos niños tienen a adoptar posturas imposibles. La colocación del cuerpo y del papel y enseñarle a no bajar la cabeza demasiado son fundamentales para empezar a hacer los ejercicios.

- Los profesionales deben trabajar en la mejora de la percepción visual del niño con disgrafía. Al mismo tiempo, se pueden realizar ejercicios memorísticos y practicar con diversas actividades manuales para captar y retener la forma de las letras. 

- Con la motivación de los padres, el niño con disgrafía puede practicar en casa ejercicios de preparación para la escritura como una especie de calentamiento. Coger el lápiz con los dedos y aprender a relajar las yemas de los dedos evitará los cambios de presión sobre el papel al escribir cada letra.

- No podemos perder de vista que en el tratamiento de cualquier problema de aprendizaje el juego es la mejor herramienta para los más pequeños. Las posibilidades para que el niño aprenda las letras del alfabeto y forme palabras de forma lúdica son casi infinitas y hay que aprovecharlas. 

Laura Vélez. Redactora de Guiainfanril.com

Fichas con las letras del abecedario para niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud