Beneficios del patinaje sobre hielo para niños

Todas las ventajas de patinar sobre hielo para los niños

  • compartidos

Cada año por estas fechas las ciudades se llenan de pistas de hielo para patinar. Se trata de una de las actividades familiares preferidas por grandes y pequeños durante estas fechas navideñas y además se trata de una forma de ocio más durante el periodo invernal. 

Tampoco podemos olvidar que el patinaje es un deporte y por eso ayuda a nuestros hijos a mantenerse sanos y en forma. El patinaje sobre hielo es uno de los deportes favoritos por los niños porque en la pista de hielo se divierten como nunca olvidando el frío del invierno y anticipándose a las emociones de la Navidad.

7 beneficios del patinaje sobre hielo para los niños

Niña con patines

1. El patinaje sobre hielo es un deporte ideal para mejorar el equilibrio de los niños, así como el sentido de la orientación.

2. Las piernas son las que más se benefician de esta actividad deportiva cuando los niños recorren la pista de hielo con sus patines. Es un deporte ideal que favorece el crecimiento adecuado de los más pequeños.

3. Especialmente las rodillas notan los beneficios del patinaje sobre hielo. Para unos huesos fuertes y unas rodillas a prueba de juegos infantiles, el patinaje sobre hielo es la mejor preparación.

4. Patinar sobre hielo es un ejercicio que protege la salud cardiovascular de los más pequeños y también aumenta la capacidad pulmonar.

5. Una de las ventajas a tener en cuenta en el patinaje sobre hielo es que favorece la concentración de los niños, además de promover su sentido del ritmo.

6. Los niños no consideran el patinaje sobre hielo un deporte, sino un juego. Por eso puede ser una buena forma de inculcarles el amor por las actividades deportivas.

7. El movimiento que requiere patinar sobre hiele favorece la pérdida de peso, por lo que puede ser la actividad ideal para que los niños con sobrepeso se pongan en forma y para prevenir la obesidad en general.

Precauciones para el patinaje sobre hielo infantil

- Hay que procurar que los niños entren en la pista de hielo con todo el material de seguridad recomendado. Casco, rodilleras y coderas son fundamentales para que las caídas se queden en un juego.

- Se deben utilizar patines homologados y que se ajusten perfectamente al pie del niño. Además hay que prestar atención a la ropa teniendo en cuenta que va a pasar unas horas en una pista de hielo.

- Se puede empezar a patinar sobre los cuatro años, pero no conviene perder de vista a los pequeños en ningún momento.

- Las caídas forman parte del patinaje sobre hielo y no hay que darles más importancia. Al contrario, puede ser una buena lección vital para los pequeños esa de caerse y levantarse con la ayuda de una mano tendida.

Laura Vélez. Redactora de Guiainfantil.com

Disfraces navideños para bebés

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud