Cómo elegir una silla adecuada para el niño

Consejos para escoger una silla adecuada para nuestro hijo

  • compartidos

Muchos padres tienen dudas a la hora de elegir una silla para su hijo, sobre todo cuando el niño ya necesita estudiar y hacer deberes y debe sentirse cómodo. La silla de cuando era más pequeño ya no le sirve. Necesita una silla en donde apoyar bien la espalda, que se pueda adaptar a sus necesidades. 

Te damos unos consejos para escoger la silla de escritorio adecuada para tu hijo.

La silla evoluciona según la edad de tu hijoNiña hace deberes

Las primeras sillas que utilizan los bebés son la silla de paseo y la trona. La trona es una silla en donde el bebé está seguro y sólo se usa cuando el bebé ya puede mantenerse sentado por sí solo. Suele ser la silla utilizada para dar al bebé de comer.

Cuando los niños aún son pequeños, las sillas de su habitación las van a utilizar para sus juegos. Están adaptadas a su tamaño y al de la mesa que utilizan para pintar, hacer construcciones o “tomar el té”. Son de plástico o madera y con una altura adecuada.

Al ir creciendo, ya necesitan una silla y un escritorio en el que trabajar y hacer sus deberes del colegio. Al principio no pasarán mucho tiempo sentados, pero van creciendo, seguro que más rápido de lo que quisiéramos, y hay que pensar en su comodidad y en su salud. Una silla incómoda, además de problemas de espalda y cuello, va a producir que tenga menos ganas de estudiar.

Consejos para elegir la silla de escritorio del niño

1. Es aconsejable que busques un modelo que sea regulable en altura, para que permita que sus pies estén totalmente apoyados en el suelo, no colgando, con las piernas en un ángulo de 90º.

2. Puedes utilizar un reposapiés. Claro, que la mesa de trabajo también tiene que estar de acuerdo a la altura del niño para que sus brazos también descansen cómodamente sobre ella.

3. El asiento redondeado y acolchado evitará que se haga daño en las piernas al rozarse con el movimiento. Su tamaño permitirá que, con la espalda bien apoyada, pueda meter una mano entre la parte trasera de la rodilla y el asiento.

4. El respaldo debe de ser alto para un buen apoyo de la espalda.

5. Los apoyabrazos no son imprescindibles, y con un niño menos. Están continuamente levantándose de la silla y pueden ser un estorbo.

6. Las ruedas no son aconsejables hasta los 8-10 años. Si las tienen, que tengan frenos, para que el niño no se deslice inesperadamente y sufra un percance. La base de la silla debe ser lo más estable posible.

Yolanda Corbillón, decoradora

Yolanda Corbillón

Decoradora 

Blog bebeydecoracion.com

Dibujos para colorear de una habitación

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud