El afecto de los padres es vital para el bebé

El bebé necesita del vínculo afectivo con sus padres

  • compartidos

El correcto desarrollo emocional del bebé depende, en gran medida, del afecto que los padres hayan dado generosamente al bebé durante sus primeros meses. Este cariño, este afecto y este amor incondicional que sienten todos los padres por su bebé recién nacido es necesario para él y estimula completamente su sistema límbico para establecer relaciones con sus adultos de referencia.

El bebé cuando nace está indefenso. Ha estado nueve meses en la tripa de su madre y no puede tener un desarrollo psicológico muy independiente de su madre. Necesita que le acurruquen, que le acaricien, estar contacto con su madre que hasta ahora es lo que ha vivido.

La importancia del afecto de los padres durante los primeros meses del bebé

El vinculo afectivo entre la madre y el bebé

La madre es quien va definiendo al bebé mostrándole los límites del cuerpo. El bebé tiene una sensación extraña del mundo externo que le rodea, que es nuevo para él;  por lo que va a interactuar, al principio, con el medio de forma insegura, va a explorar todo, y  será la madre quien le tenga que mostrar qué es cada cosa.

Está claro que la madre está aún en el proceso de recuperación del parto y no se encuentra completamente bien, por lo que esta circunstancia, es posible, que le afecte en su vinculación con  bebé. Por eso, es muy importante el papel del padre en estos momentos, pues será quien dará apoyo a la madre y le proporcionará al bebé el cariño necesario.

En cuanto al desarrollo físico, aún no se han producido grandes movimientos o cambios, el bebé pasa muchas horas durmiendo y suele estar tranquilo la mayor parte del día. Va moviendo brazos y piernas, pero muy poco a poco.

Los juguetes deben adaptarse a la edad del bebé. Los juguetes de 0-3 meses suelen tener formas redondeadas y están diseñados con colores contrastables para llamar su atención, ya que su visión aún no está definida. En esta etapa, la misión de los padres es tratar de estimularle, acompañándole en su desarrollo. Mediante nuestra observación, veremos lo que más le gusta y lo que le llama la atención. 

Al principio, el bebé empezará siguiendo los objetos con la mirada y más adelante empezará a cogerlos. Para elegir los juguetes debemos tener en cuenta varios aspectos. En primer lugar, el tamaño. Debe ser adecuado a su mano. Si es pequeño, lo podrá coger bien al igual que coge nuestro dedo. También debemos fijarnos en la edad a la que va dirigida el juguete, y tener en cuenta que su atención es muy escasa aún, por lo que no debemos forzarle a estar mucho rato fijando la atención porque no son capaces aún. 

Es importante que vaya conociendo su cuerpo. Hacia los tres meses aparece la sonrisa social, que nos muestra que ya va entrando en contacto con el mundo externo. Es una edad en la que la madre y el bebé interactúan juntos con el apoyo de papá. Debemos tener en cuenta que estimular no es acelerar el proceso de aprendizaje, sino acompañarle en su desarrollo.

Disfraces de Carnaval para bebés

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud