10 mitos sobre la vacunación infantil

Todo lo que debes saber sobre las vacunas de los niños

  • compartidos

Las vacunas están destinadas a que el niño genere una inmunidad contra una enfermedad estimulando la producción de anticuerpos contra ella. Se suelen administrar mediante una inyección, aunque también de forma oral o con un vaporizador nasal.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la vacunación y seguir el calendario vacunal durante toda la infancia. Frente a los detractores de las vacunas, los expertos nos dicen que son más beneficios los que producen que los riesgos que conllevan. Las vacunas son seguras.

10 cosas falsas sobre las vacunas de los niños

Mitos falsos sobre las vacunas

La rumología, el boca a boca o los detractores de las vacunas defienden ciertas aseveraciones como ciertas. Si sientes miedo o dudas ante el hecho de vacunar a tus hijos, conviene que conozcas estos mitos y falsedades sobre la vacunación infantil.

1 - Las vacunas tienen efectos secundarios y, en ocasiones, pueden ser mortales. FALSO

Las reacciones a las vacunas son leves y temporales, como dolor en la zona donde se puso la vacuna o décimas de fiebre. Son extremadamente raros los casos de enfermedad grave por una vacuna. Las vacunas salvan vidas, ya que sin ellas, se producirían muchos más trastornos y muertes. 

2 - Las vacunas no son necesarias, sólo hay que mejorar las condiciones de higiene para que ciertas enfermedades desaparezcan. FALSO

Una buena higiene protege frente a enfermedades infecciosas, sin embargo, muchas enfermedades se propagan independientemente de la higiene que tengamos como la poliomielitis o el sarampión.

3 - Las enfermedades contra las que se vacunan a los niños están casi erradicadas en mi país, no hay motivo para vacunar. FALSO

Aunque sean enfermedades poco comunes, los agentes que las provocan siguen circulando por algunas partes del mundo y pueden originar brotes en tu país.

4 - Si se administran varias vacunas a la vez, se aumenta el riesgo de efectos secundarios nocivos. FALSO

Se administran de forma simultánea porque así se realizan menos consultas ambulatorias y se ahorra tiempo y dinero, además de conseguir que el niño complete el calendario de vacunación. Al combinar algunas, supone menos inyecciones para el niño. Además, las pruebas revelan que la administración simultánea de vacunas no conlleva efectos secundarios sobre el sistema inmune del niño. El niño está expuesto a más agentes como consecuencia de un catarro que por una vacuna.

5 - La vacuna combinada contra la difteria, tétanos y tos ferina y la de la poliomielitis pueden provocar la muerte súbita del lactante. FALSO

No existe ninguna relación entre ambos, a pesar de que la vacuna se administra en un período en el que el recién nacido puede sufrir el síndrome de la muerte súbita (SIDS). Las defunciones por SIDS aunque en ocasiones coinciden con la vacunación hubiesen ocurrido también sin administrar la vacuna. Si el recién nacido no fuera vacunado contra estas enfermedades correría riesgo de defunción o de padecer alguna discapacidad grave.

6 - La vacuna de la gripe no es muy eficaz y además es sólo una molestia. FALSO

La gripe causa anualmente casi medio millón de muertes en todo el mundo. Los más expuestos a ella son embarazadas, niños y ancianos con problemas de salud. La vacunación inmuniza contra las tres cepas de mayor prevalencia. Es la mejor forma de reducir las posibilidades de tener la gripe y de contagiar a otros.

7 - Las enfermedades de la infancia que se previenen con vacunación son algo que no se pueden evitar y hay que pasar. FALSO

Enfermedades como el sarampión, rubéola o parotiditis pueden conllevar complicaciones como neumonía, encefalitis, ceguera y defunción. Todo esto se puede prevenir mediante las vacunas. Los niños no vacunados quedan vulnerables frente a ellas.

8 - Las vacunas tienen mercurio y eso es peligroso. FALSO

Algunas vacunas llevan tiomersal, un compuesto orgánico con mercurio, que se añade como conservante. Sin embargo no hay pruebas que verifiquen que la cantidad de tiomersal utilizado sea un riesgo para la salud.

9 - Es mejor la inmunidad que produce el pasar la enfermedad que vacunarse. FALSO

Las vacunas producen una respuesta similar a la que produciría la infección natural, pero no causan la enfermedad ni exponen al niño a riesgos y complicaciones como retraso mental, defectos congénitos, cáncer de hígado o muerte por sarampión.

10 - Las vacunas causan autismo. FALSO

No existen pruebas científicas que relacionen la triple vírica con el autismo, según se publicó en un estudio en 1998 que generó gran inquietud y provocó que bajase el número de vacunaciones y aumentaran los brotes de esas enfermedades.

Fuente: OMS

Los Derechos del Niño

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud