Alimentación de bebés con reflujo gastroesofágico

Consejos para alimentar a bebés lactantes con reflujo gastroesofágico

  • compartidos

El reflujo gastroesofágico es una enfermedad que provoca el ascenso del contenido del estómago a través del esófago hasta la boca. Es muy común en recién nacidos y niños pequeños, afectando a entre un 1 y un 8% de los bebés lactantes.

Esta dolencia, que puede tener consecuencias para las vías respiratorias y provocar daños esofágicos, tiene además gran importancia en el tema de la alimentación infantil, ya que los vómitos y regurgitaciones pueden causar problemas nutricionales.

Lactancia para bebés con reflujo gastroesofágico

Reflujo gastroesofágico en el bebé

Se debe tener en cuenta que el reflujo gastroesofágico solo se considera patológico si se mantiene una vez que el bebé alcanza los seis meses, pero las recomendaciones alimenticias deben mantenerse antes y después de esta fecha si existe tal problema.

El Instituto Nacional de Pediatría de México (INP) recomienda en primer lugar mantener la lactancia materna el tiempo necesario, ya que la leche de la madre contiene las necesidades energéticas adecuadas y posee un vaciamiento gástrico rápido disminuyendo el número de reflujos.

Para reducir el reflujo, la madre mantendrá en posición vertical al bebé y, sin moverlo mucho, después de cada toma. Además, se debe intentar que eructe varia veces.

Alimentación de niños con reflujo gastroesofágico

Cuando pasan los seis meses, se deben empezar a incluir nuevo alimentos, y en el caso de mantener  la leche materna o utilizar leche de fórmula, esta se puede espesar. Para ello se utilizan cereales o gomas que consiguen disminuir la irritabilidad y los vómitos.

Si se espesa con cereales, se debe añadir una cantidad de entre el 5 y el 12%, empleando avena o maíz. Las gomas que aconseja el INP son gomas de guar o de algarrobo. No se debe prolongar demasiado tiempo esta técnica de espesamiento porque aumenta los casos de obesidad, diarreas y estreñimiento.

Otras recomendaciones para alimentar a bebés con esta molestia son el uso de fórmulas antireflujo, evitar dar al pequeño caldos, jugos o té, mantener los alimentos a temperatura ambiente y evitar las grasas y comidas sólidas irritantes como el tomate, las especias, los condimentos o el chocolate.

Fuentes: Instituto Nacional de Pediatría de México

Patricia García. Redactora de GuiaInfantil.com

Papillas de fruta y purés de verduras y carnes para el bebé

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud