Diferencias entre bebé prematuro y gran prematuro

Cómo son y primeros cuidados para el bebé gran prematuro

  • compartidos

En la actualidad miles de bebés nacen cada año de manera prematura y esta cifra va en aumento. Los motivos son diversos, pero se baraja la posibilidad que las razones principales puedan ser la avanzada edad de las madres, además de un aumento de los partos múltiples o la fecundación in vitro, entre otros. 

Aunque el porcentaje de prematuros se ha disparado, la medicina en las últimas décadas ha dado un giro completo en su tratamiento al respecto, consiguiendo una esperanza de vida para estos niños del 90%. Sin embargo, es necesario distinguir la diferencia entre un prematuro y un gran prematuro.

Cómo es un bebé gran prematuro

Bebé gran prematuro

¿Cuál es la diferencia entre bebé prematuro y gran prematuro? Medicamente las diferencias son abismales cuando se trata de semanas de gestación, ya que cuanto más pequeño más inmaduro y, por lo tanto hay un mayor riesgo de complicaciones.

Por lo general, se considera prematuro el nacido antes de la semana 36 de gestación; mientras que un gran prematuro es el que ha nacido antes de la semana 29 y, además suele tener menos de 1,5 kg de peso. Es razonable por lo tanto pensar que las consecuencias en un futuro para la salud de estos niños estará determinada por el grado de prematuridad que tengan. Mientras que el 10% de los nacidos son prematuros, tan sólo entre el 1% y el 2% son grandes prematuros.

Los problemas asociados a los prematuros no suelen ser muy graves, siendo las principales dificultades los problemas respiratorios y alguna alteración cognitiva que suele detectarse antes de los 5 años; sin embargo los problemas de los grandes prematuros son mucho más relevantes debido a la extrema inmadurez de sus órganos:

- Antes de la semana 29 de gestación los pulmones no están desarrollados por lo que la respiración asistida es imprescindible

- Lo mismo ocurre con la alimentación que debe hacerse por vía y, ocasionalmente, requieren algunas intervenciones quirúrgicas para que el bebé pueda funcionar independientemente de su madre.

- Todas estas complicaciones se ven agravadas por restricciones alimenticias y de oxigeno provocadas por su gestación fuera del vientre materno, lo que conlleva en un 9% parálisis cerebral, retrasos cognitivos o déficit de atención e hiperactividad.

Cuidados y futuro del bebé gran prematuro

No hay que llevarse las manos a la cabeza, actualmente el personal médico y sanitario está muy concienciado en la humanización de los padres y del bebé, intentando reducir su estrés al mínimo y fomentando técnicas tan sencillas como eficaces: el contacto piel con piel, la lactancia materna siempre que sea posible, reducir el ruido de las unidades neonatales o regular luz para que sea lo más parecida a la del vientre materno.

Por otro lado, ya no se aíslan a los bebés en incubadoras donde ni los padres pueden acercarse, sino que la interacción con los padres es primordial desde el primer momento; además de poder estar a su lado las 24 horas del día, pueden participar en su cuidado. Además, las salidas del hospital se intentan adelantar al máximo ya que se ha comprobado que los bebés que se han ido a casa ganaban el doble de peso que los que seguían ingresados.

Desde un primer momento es importante la estimulación temprana, ya que suele paliar los retrasos en el aprendizaje del niño, siendo necesario un seguimiento por parte de psicólogos, logopedas y fisioterapeutas hasta los 3 años. Gracias a este tipo de propuestas, y los últimos avances médicos en esta materia, podemos estar mucho más tranquilos sobre la calidad de vida que tendrá nuestro bebé en el futuro.

Ideas para llevar al bebé en brazos

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud