Los terribles dos años del bebé

Aprender a sobrellevar la etapa de los dos años del bebé

  • compartidos

La etapa de los dos años del bebé supone un cambio radical en su forma de ser, tanto es así que se la conoce como los terribles dos años. El bebé comienza a adquirir autonomía, tiende a querer imponer sus deseos y en su vocabulario se ha instalado el 'no'.

A los dos años, los niños recurren a las estrategias más desesperantes para llamar la atención de los padres: llorar, berrinches, pataletas, gritos... Es posible que ni el bebé sepa que le ocurre pero para que su nueva actitud no tenga un efecto devastador en ti, en Guiainfantil.com te ofrecemos unos útiles consejos. 

Qué son los terribles dos años

Los terribles dos años

Los terribles dos años pueden comenzar en realidad un poco antes, alrededor de los 18 meses los niños ya comienzan a llamar la atención de los padres, a medir sus fuerzas y esta actitud puede extenderse hasta los 4 años. Es una fase normal que hay que pasar, aunque unos la viven con más intensidad que otros. 

Se caracteriza porque el bebé se muestra caprichoso, egocéntrico, tiene rabietas, se enfada con facilidad, llora para conseguir sus objetivos... Todo ello se debe a que comienza a adquirir más autonomía, y todas esas nuevas habilidades que posee y que le dan más libertad, le impulsan a intentar conseguir todo lo que desea. 

Es una fase pasajera pero que resulta desesperante y agotadora para los padres, sin embargo, sí hay ciertas actitudes y comportamientos que podemos tener con el niño para que aprenda a controlarse y esos terribles dos años sean un poco menos terribles. 

Cómo actuar frente a los terribles dos años del bebé

- Crea rutinas: al bebé le ayudará tener una vida ordenada y conocer lo que va a ocurrir en cada momento. Le aporta seguridad y confianza.

- No reacciones con violencia: si tiene una rabieta o llora, intenta mantener la calma o incluso salir de la habitación un momento. Gritar al niño o castigarle no sólo no le enseña sino que es contraproducente. Es preferible enseñarle que mientras actúe así no le harás caso.

- Anticípate: antes de que se desencadene una rabieta, intenta evitarla. Si conoces cómo va a reaccionar ante determinadas circunstancias es preferible evitarlas, al menos mientras no sepa controlar sus emociones.

- Dale cariño: muéstrale afecto, es fundamental que los niños crezcan en un ambiente donde pueden sentir el cariño y el amor.

- Normas: empieza a crear normas y límites, pocos y fáciles, pero claros y entendibles para él e intenta que todo el mundo que tiene contacto con el niño siga esas mismas normas. 

- Dedícale tiempo: pasar tiempo con los hijos, aunque sea poco es fundamental, estimula el vínculo y genera una relación cercana y de confianza.

9 causas de los berrinches de los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud