Consejos para mantener la piel del bebé hidratada

Qué hacer para que el niño no tenga la piel seca

  • compartidos

Los cambios de temperatura, los agentes externos, el propio crecimiento... son muchos los factores que pueden hacer que un bebé tenga la piel seca, por lo que es recomendable saber cómo hidratarla para que no sufra molestias. 

Aunque la crema hidratante es una gran opción, existen otro tipo de consejos que también son recomendables para que nuestro bebé tenga una dermis en perfectas condiciones y no se seque ni se agriete. 

7 trucos para hidratar la piel del bebé 

La hidratación de la piel del bebé

1. Evitar jabones agresivos: Los jabones que pueden dañar el pH de la piel pueden ser dañinos para la piel del bebé, por lo que siempre hay que tener cuidado a la hora de elegir qué geles son los que usamos para los baños del recién nacido o del bebé que ya tiene unos meses. Los expertos recomiendan jabones neutros que no estén perfumados ni que generen demasiada espuma.

2. Evitar baños muy calientes: Que la temperatura del agua de baño sea demasiado alta en invierno puede contribuir negativamente a la hidratación de nuestro hijo. Para que la piel esté en perfectas condiciones es recomendable regular el agua del baño para que esté a una graduación templada y la dermis no se agriete ni se deshidrate.

3. Cuidado con la exposición solar: Estar mucho tiempo bajo el sol es malo para la piel por la radiación ultravioleta, pero también porque la piel deja de estar hidratada y se puede secar e incluso agrietar fácilmente. Por eso, es recomendable que los bebés estén cubiertos con gorritos para que no accedan los rayos del sol a su delicada piel, que además de deshidratarla podría quemarla.

4. Crema solar a partir de los seis meses: Antes del medio año no es recomendable aplicar crema solar a los pequeños, por lo que hasta entonces es mejor tapar al niño para que no esté expuesto a la luz del sol de forma continuada. La razón es que la radiación solar puede secar y agrietar en exceso la piel del niño. Por eso, una vez que ha cumplido los seis meses podemos darle unos pequeños toquecitos de crema protectora para que la dermis no se queme ni se seque.

5. Ambiente húmedo: En invierno, la piel de los bebés puede secarse en exceso debido al calor de las casas por la calefacción en invierno. Si queremos que la piel de nuestro bebé no se seque debido a las altas temperaturas del hogar en contraste con el frío de la calle, lo mejor es tener humidificadores dentro de casa. De este modo, el ambiente será fresco y no se irritará ni se secará la piel del niño.

6. Aceites vegetales: Un agente que ayuda a que la piel del bebé esté hidratada en todo momento es el uso de aceites vegetales después del baño. Una vez que han salido del agua con jabones suaves, podemos darles un cómodo masaje con aceites de caléndula o sésamo, que calman la piel y son cicatrizantes y regeneradoras para la piel.

7. Ropita de algodón: La piel de los bebés es tan delicada que incluso para la ropa hemos de tener mucho cuidado con sus tejidos. Usar prendas que no sean de algodón pueden causar alergias y hacer que la piel quede muy seca. Teniendo en cuenta que la dermis de los bebés es muchísimo más fina que la de los adultos, un tejido de mala calidad podría hacer que la piel se deshidrate, por lo que el algodón hará que esté en las mejores condiciones.

Los Derechos del Niño

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud