El aspirador nasal para bebés

Ventajas e inconvenientes del uso del sacamocos

  • compartidos

Como en casi todas las cosas de esta vida, existen defensores y detractores, y en el caso del aspirador nasal para bebés y niños no iba a ser diferente.

El caso es que los niños y los mocos son un binomio indivisible y por ello han surgido este tipo de soluciones succionadoras, algunos de forma manual y otros eléctricos, pero todos con la misma función, despejar los mocos de las narices del niño.

Diferencias entre el aspirador nasal manual y automático

Ventajas e inconvenientes del aspirador nasal en bebés y niños

Una vez que se ha decidido por el uso del saca mocos, ambos tienen los mismos inconvenientes, pero quizás el eléctrico sea un poco menos complicado, ya que la succión se hace de forma continuada y de una sola vez, y con el manual se tendrán que realizar varias aspiraciones, con lo complicado que supone tener a un niño quieto para hacerle ese tipo de cosas.

Mientras que en el manual los mocos los tienes que limpiar soplando y que además se almacenan en un tubo con esponja que a veces no cumple su función, el eléctrico tiene un departamento que se puede limpiar mucho más cómodamente.

Por qué algunos especialistas desaconsejan el uso del aspirador nasal

Lo primero por no crear una dependencia del niño a este tipo de aparatos y que puede hacer que el niño retrase su aprendizaje en este aspecto. Por tanto se deberían de usar solamente en casos excepcionales.

Además un alto porcentaje de los niños con los que usa el aspirador nasal, tienen verdadero terror a ese momento, por la sensación que les produce, lo que les produce llanto y más mocos. Incluso si el bebé o niño está muy congestionado o con las vías respiratorias muy obstruidas este tipo de inventos tampoco sirven para mucho.

Pero el motivo principal para desaconsejar el uso del saca mocos es la otitis, ya que con la utilización de este tipo de aparatos puede provocarse que el moco entre en la trompa de Eustaquio obstruyéndola. Por ello se recomienda el lavado nasal, a poder ser con suero, en detrimento de los aspirador nasal. El lavado habría de ser una vez al día si el niño está sano y cinco veces al día si el niño esta enfermo.

Diego Fernández. Redactor de Guiainfantil.com

15 villancicos de Navidad preferidos por los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud