Las manos de los bebés. Progresos de 0 a 24 meses

La evolución de las manos del bebé

  • compartidos

Las manos de los bebés sufren una gran transformación durante su fase de desarrollo. Desde el primer reflejo de prensión que se produce nada más nacer hasta la precisión de la psicomotricidad fina, el control de las manos de los bebés va pasando por diferentes fases de desarrollo. Además, el descubrimiento de las manos es un gran hallazgo para el bebé con las que juguetean hasta que entienden que forman parte de su cuerpo.

Las manos del recién nacido

Las manos del bebé

Los recién nacidos no pueden hacer movimientos precisos con las manos, en realidad, realizan pocos movimientos a parte del reflejo de prensión palmar. No obstante, en poco tiempo el bebé será capaz de agarrar y soltar objetos que le llamen la atención. Después alcanzará los objetos con la finalidad de llevárselos a la boca para explorarlos. Más adelante, los dedos podrán realizar movimientos más complejos que los anteriores y así empezar a mover sus manos para utilizarlas para un fin y con gracia.

Las huellas dactilares del bebé aparecen entre el tercer y quinto mes de embarazo. Son únicas y permanecen idénticas siempre. Crecerán los dedos y las manos, pero estos patrones no cambian en toda la vida.

Las manos del bebé durante el primer año de vida

- Durante las primeras semanas de vida, el bebé mantiene las manos cerradas la mayor parte del tiempo. Es más tarde, a partir de la sexta semana de vida, cuando intenta tirar de una mano utilizando la otra. A las ocho semanas de nacido, el bebé intenta abrir y cerrar los dedos.

- A las doce semanas de vida, el bebé controla mejor los movimientos con las manos e intenta golpear cualquier objeto cercano. Juega más con ellas explorándolas e investigando como funcionan. A las quince semanas, intenta alcanzar los objetos con ambas manos. Los movimientos aún son torpes, con falta de precisión por que usa toda la mano en vez de sólo los dedos. A las veinte semanas, su prensión palmar es más fuerte y eficiente. Intenta alcanzar objetos y acercárselos a la boca para investigarlos con los labios y la lengua.

- Con siete meses, los movimientos de las manos son lo suficientemente precisos como para empezar a poder jugar con bloques. También puede agarrar objetos, moverlos de un lado a otro y soltarlos cuando quiera. Con ocho meses extiende la mano en un intento de alimentarse por sí solo, y cuando le dan de beber, es capaz de agarrar el biberón con las manos y mantenerlo en esa postura, aunque no siempre le sale bien.

- A partir de los nueve meses, su destreza progresa a pasos agigantados. En esta fase, el bebé ha descubierto la diversión de dar palmas, y aparece el primer indicio de mover un único dedo, normalmente apuntando con el dedo índice. Sobre los diez meses el bebé empieza a usar los dedos por separado, es un gran paso que supone utilizar el pulgar y el índice para coger y sujetar objetos pequeños con precisión, haciendo el movimiento de pinza

Las manos de los bebés de 12 a 24 meses

Con doce meses, el bebé es capaz de pasar las páginas de un libro, agarrar objetos con firmeza, utilizar los dedos haciendo la pinza, apilar juguetes y tirarlos, y alimentarse por si mismo con una cuchara. Hacia los veinticuatro meses todas estas capacidades manuales se perfeccionan, y demuestra cada semana un control más preciso.

María Algueró, educadora infantil

María Algueró
Auxiliar de Pediatría infantil
Experta en Atención Temprana
Maestra de educación Infantil (especialista 0-3)
Educadora de Masaje Infantil. Psicomotricista
Instructora de porteo

Fotos a bebés dormilones

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud