El desarrollo del gusto en los bebés

Cómo se desarrolla el gusto por los sabores en la infancia

  • compartidos

Resulta apasionante descubrir junto al bebé cómo se van desarrollando las diferentes habilidades, aptitudes y también los sentidos. De los cinco sentidos que tenemos, la vista, el oído, el gusto, el olfato y el tacto, el que primero se desarrolla es el gusto, que ya empieza a despertar en el útero materno

Hacemos un emotivo viaje por las papilas gustativas del bebé, desde la gestación hasta sus primeros meses pasando por el momento de su nacimiento y ese descubrimiento de la leche materna, un sabor y un olor que le acompañarán de por vida. Cómo se desarrolla el sentido del gusto.

Cómo se desarrolla el gusto en los bebés

Bebé chupa cuchara

Lo cierto es el sentido del gusto se empieza a desarrollar antes de nacer. A través del líquido amniótico el bebé va descubriendo los diferentes sabores que su mamá ingiere y parece que estas experiencias gustativas prenatales pueden determinar en parte su preferencia posterior por unos alimentos u otros. Desde el momento de nacer, el bebé sigue aumentando su experiencia sensorial del gusto a través de la leche materna.

En sus primeros meses, el sentido del gusto se irá desarrollando paulatinamente en base a esos sabores que distingue en la lactancia. La clara preferencia por los sabores dulces que prevalecerá durante toda la infancia se relaciona con el sabor de la leche, tanto la leche materna como las leches de fórmula. Pero seguimos avanzando en el desarrollo del gusto.

Hacia los 5 meses, el bebé ya experimenta con las texturas y los sabores metiéndose objetos en la boca. El número de papilas gustativas va a aumentando y es capaz de reconocer las diferencias entre sabores. A partir de los 6 meses, cuando el bebé empieza a ingerir alimentos sólidos, es posible que se sorprenda o incluso rechace algunos sabores por considerarlos demasiado diferentes al de la leche a la que está acostumbrado.

Este momento es crucial para determinar la futura alimentación del bebé. Hay que insistir en los alimentos una y otra vez, aunque en un principio los rechace. Ese rechazo viene del desconocimiento, de la novedad, no necesariamente porque no le guste el sabor. Si queremos que nuestro bebé crezca sano, debemos incluir en su dieta todo tipo de alimentos. Y si le acostumbramos desde bebé, nos será mucho más fácil tener éxito en la posterior alimentación infantil.

Laura Vélez. Redactora de Guiainfantil.com

Dibujos para colorear de comidas y alimentos

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud