Beneficios de hacer cosquillas al bebé

¿Es bueno o malo hacer cosquillas a los hijos?

  • compartidos

Hacer cosquillas a los bebés y los niños es un acto natural y cotidiano que padres y familiares solemos realizar para hacer reír al niño. Sin embargo, detrás del simple juego hay mucho más. ¿Sabes que las cosquillas influyen en el desarrollo del niño?

Ventajas de jugar a las cosquillas con los hijos

Jugar a las cosquillas

El juego de las cosquillas suele ser una actividad compartida entre padres e hijos. Se trata de vivir juntos un momento de risas y diversión. Además proporciona ratos inolvidables de intimidad. ¿Quieres conocer sus ventajas y cómo jugar a las cosquillas?

- En el plano físico son una estupenda manera para que el niño conozca su propio cuerpo, sobre todo, cuando los padres acompañan el juego con canciones o juegos del tipo de la hormiguita que sube por la pierna, pasea por la barriga, baja por el brazo...

- Es una manera de fomentar el contacto físico entre padres e hijos, además el niño se sentirá el centro de atención de sus padres en ese momento y fomentará el vínculo y el apego.

- Para que sea un juego beneficioso hay que elegir bien el lugar y el momento, el niño ha de estar predispuesto al juego y no realizarlo en momentos en el que el niño tiene sueño, está jugando tranquilamente o tiene hambre.

- Es conveniente tener en cuenta el grado de aguante de cada uno, no hay que jugar a las cosquillas hasta el punto en el que sea desagradable. Cada uno tiene una parte del cuerpo más sensible en la que las cosquillas pasan de ser una delicia a una tortura. 

- Si el niño llora o se enfada conviene parar, pero es conveniente no llegar hasta ese límite.

- El niño puede aprender lo que es la incertidumbre y la sorpresa ya que las cosquillas es un juego que llega de forma inesperada y nunca en el mismo lugar ni a la misma hora.

La evolución del bebé y su entorno mes a mes

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud