Infección del cordón umbilical

Problemas con el ombligo del bebé tras el parto

  • compartidos

Cuando los bebés nacen, en la maternidad la matrona o el ginecólogo colocará la pinza del ombligo justo antes de cortar el cordón umbilical; de esta manera se evita una posible hemorragia derivada de estos tres vasos.

Sin embargo, hay que seguir cuidando el cordón umbilical hasta que se caiga por sí mismo. De esta forma evitaremos cualquier tipo de complicación.

Cómo cuidar el cordón umbilical del recién nacido

Recién nacido

A medida que pasan los días, el cordón umbilical se seca, y en torno a los 5-10 días, se cae. Para su cuidado existen diferentes protocolos recomendados en los hospitales:

Lavarlo con agua y jabón.

Curar con alcohol de 70º

Curar con clorhexidina

Lavarlo con suero fisiológico

No hacer nada

En algunas culturas aplican sal, cataplasmas….

Lo que tenemos que tener en cuenta es que todos los métodos han demostrado ser igual de eficaces para la prevención de infecciones de cordón y que su caída no variaba en días independientemente del método que se use para curarlo.

Consejos para evitar infecciones del cordón umbilical

Lo más importante, como cualquier herida es mantenerlo limpio y seco. Una vez que el cordón se ha caído seguiremos con los mismos cuidados durante aproximadamente una semana. Algunas veces, en lugar de secarse por completo, el cordón formará tejido cicatricial rosado, llamado granuloma. Este granuloma drena un líquido amarillento y claro. Esto generalmente desaparece en alrededor de una semana. Si no lo hace puedes consultar al pediatra. 

Síntomas de infección del cordón umbilical

La infección del cordón umbilical se llama onfalitis en términos médicos. No es una enfermedad muy común, sin embargo reviste cierta gravedad, ya que se trata de bebés de muy poco tiempo de vida. Los síntomas son los siguientes, y es necesario acudir al médico:

- Secreción amarillenta  (purulenta) y mal oliente del muñón.

- Enrojecimiento, hinchazón o sensibilidad de la piel alrededor del muñón.

- Alimentación deficiente.

- Fiebre de 38º superior.

- Letargo.

- Tono muscular deficiente y flácido.

- Si el muñón del bebé no ha caído en cuatro semanas acuda al pediatra. Puede haber un problema con la anatomía o el sistema inmunitario del bebé.

Shantala paso a paso. Masaje terapéutico para bebés y niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud