Qué es el metabolismo de los niños

Qué es y cómo funciona el metabolismo de los niños

  • compartidos

A veces nos preguntamos por qué hay niños que engordan más fácilmente sin comer tanto y otros a los que les cuesta ganar peso. Una alimentación equilibrada y hacer ejercicio físico es la clave para mantener la salud de los niños y controlar la obesidad infantil.

Pero para encontrar las causas de los cambios de peso en los niños debemos entender qué es el metabolismo. Son los procesos metabólicos los que al final marcan no solo el peso del niño, sino también que su organismo funcione correctamente y goce de energía y buena salud.

Qué es el metabolismo de los niños

Niño come hamburguesa

El metabolismo es el conjunto de reacciones químicas que se produce en nuestro organismo imprescindible para que el cuerpo realice todas las funciones. Es en realidad, el proceso vital por excelencia, por eso conviene entenderlo, y además está estrechamente relacionado con la alimentación infantil.

En el mismo momento en que el niño empieza a comer, esos alimentos van descomponiendo sus nutrientes para que cada uno realice la función que le corresponde. El proceso metábolico consiste en utilizar esos nutrientes de dos formas: o bien liberarlos para conseguir energía, o bien almacenarlos para utilizarlos cuando los necesite. 

Y ¿dónde se almacenan los nutrientes sobrantes? Generalmente en los tejidos corporales, en los músculos, en el hígado y en la grasa corporal. De ahí podemos entender la necesidad de que el niño se mantenga activo, para que su metabolismo utilice los alimentos cuanto antes para tener más energía y no reserve demasiados en forma de sobrepeso.

Los distintos tipos de metabolismo

Según el metabolismo de cada persona, el cuerpo utiliza o guarda los nutrientes sobrantes de los alimentos y eso es precisamente con lo que influye en el peso de los niños. El metabolismo viene determinado por factores genéticos, pero no se trata de un don ni de una maldición, ya que los hábitos alimentarios y de ejercicio dependen de cada uno. Hay dos tipos de metabolismo:

- El metabolismo rápido. Los niños con un metabolismo rápido no suelen tener problemas de obesidad porque su organismo transforma rápidamente los nutrientes en energía. Una energía que ellos gastan en forma de actividades físicas y de mantenerse activos durante todo el día.

- El metabolismo lento. Por el contario, los niños con un metabolismo lento son los que tienden a sufrir problemas de sobrepeso en la infancia porque su organismo guarda el exceso de nutrientes en forma de grasa de corporal ya que la demanda de energía no es tan alta. Pero si bien no podemos hacer nada por cambiar el metabolismo, sí podemos concienciar al niño de la necesidad de practicar más deporte y alimentarle de forma más saludable.

Laura Vélez. Redactora de Guiainfantil.com

Papillas de fruta y purés de verduras y carnes para el bebé

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud