Obesidad en bebés

Riesgos de padecer obesidad en la infancia

  • compartidos

La obesidad es un trastorno no muy frecuente en bebés antes de los 6 meses, cuando se alimentan exclusivamente con leche materna o leche artificial. Sin embargo, ya es frecuente encontrar bebés que padecen obesidad a partir de esa edad, momento en que se comienza a introducir la alimentación complementaria.

¿Cómo saber si mi bebé tiene obesidad? Según la Organización Mundial de la Salud, cuando el peso del bebé es un 20% superior al peso ideal según las tablas de percentil.

Riesgos y problemas de tener un bebé con obesidad

Obesidad en bebés

La principal causa de obesidad en bebés es debido a errores a la hora de alimentar al niño: se le da cantidades grandes de comida, se introducen alimentos antes de tiempo o se le ofrecen dulces. Todo ello hace que aumente su peso, sobre todo en esas etapas en las que su movilidad es reducida y no realiza ejercicio físico.

No son casos frecuentes pero niños amamantados exclusivamente con leche materna también pueden presentar obesidad ya que muchas veces las mamás ofrecen el pecho al niño cada vez que llora ya que piensan que quiere comer. De esta manera, se multiplican el número de tomas. 

Para la obesidad también existe un componente genético, aunque el principal motivo para que el niño padezca obesidad es que los malos hábitos alimentarios de los padres pasan a los hijos. 

No debemos olvidar que la obesidad implica una complicación para la salud. Los principales riesgos de tener un bebé con obesidad son:

- muestra retrasos en el movimiento ya que le cuesta mover el exceso de peso: tardan en caminar, sentarse o gatear.

- se aprende a comer desde las primeras etapas por lo que la apetencia del bebé estará determinada por esa mala alimentación.

- pueden padecer más adelante enfermedades como la diabetes, trastornos del aparato locomotor, problemas cardiovasculares e incluso algún tipo de cáncer.

La principal prevención de la obesidad en bebés es que la lactancia materna se realice de forma exclusiva hasta los 6 meses evitando introducir cualquier otro alimento. Y, cuando se realice la alimentación complementaria no darle al bebé dulces, galletas, snacks, fritos o bebidas gaseosas.

Si el bebé ya padece un trastorno de obesidad, es importante que lo vea el pediatra para poder revisar su alimentación y dar a los padres pautas saludables según su edad y su peso.

Dibujos para colorear de comidas y alimentos

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud