Los refrescos en la alimentación de los niños

Los riesgos de los refrescos en la salud de los niños

  • compartidos

La mayoría de los niños adoran los refrescos tanto como las golosinas. Sin embargo, está comprobado que se trata de bebidas poco saludables que pueden ocasionar problemas de salud en los más pequeños. Si es cierto que no podemos desterrar por completo estos refrescos de la vida de nuestros hijos, sí podemos limitar su consumo.

El impacto de los refrescos en la alimentación de los niños es enorme y además negativo. Pero siempre podemos hacer un ejercicio de responsabilidad y ofrecerles alternativas de bebidas refrescantes más saludables y con el mismo atractivo. La imaginación se impone en esta necesaria cruzada anti refrescos que tanto perjudican a niños y a adultos.

Los riesgos de los refrescos en la salud de los niños

Los riesgos del consumo de refrescos por los niños

¿Qué son los refrescos? Se trata de bebidas elaboradas a base de azúcares que no aportan ningún nutriente. Para que nos hagamos una idea, en un refresco de 600 ml. se encuentran doce cucharaditas de azúcar, con lo que el niño habrá superado con creces el aporte diario de azúcar que necesita. 

A esto podemos añadirle que los refrescos proyectan una imaginen de unión perfecta con la comida basura y ya sabemos que se trata de la pareja ideal para aumentar el riesgo de obesidad infantil. La imagen de un niño sentado en sofá viendo la televisión mientras come chucherías y se toma un refresco es demasiado habitual y debería preocuparnos. 

Los refrescos no son en absoluto una bebida inofensiva, conllevan ciertos riesgos:

- Obesidad

- Diabetes

- Problemas cardiovasculares

- Caries

- Impiden la correcta absorción de los nutrientes en el organismo.

Alternativas saludables a los refrescos

Como tampoco podemos apartar por completo de la sociedad a nuestros hijos, no es conveniente prohibirle los refrescos. Sí podemos limitar su consumo a fiestas de cumpleaños o eventos especiales, por ejemplo. Pero si queremos que nuestros hijos dejen de tomar refrescos a diario, sería adecuado ofrecerles otras alternativas atractivas.

¿Por qué no hacer nuestros propios refrescos más saludables? La clásica limonada o naranjada elaborada con frutas naturales tiene mil y una opciones de presentación que harán la bebida más atractiva y divertida.

Además de zumos naturales que no contienen azúcar y de batidos refrescantes de frutas, podemos elaborar bebidas deliciosas con infusiones, hielo y alguna rodaja de naranja o limón. En cuanto los niños observen que los adultos prefieren estos nuevos refrescos seguro que empiezan a interesarse por ellos.

Laura Sanchez. Redactora de Guiainfantil.com

Dibujos de frutas para colorear con los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud