Los beneficios de los hidratos de carbono en los niños

Los carbohidratos son un alimento muy importante en la alimentación infantil

  • compartidos

Uno de los alimentos primordiales en la alimentación de los niños son los hidratos de carbono o carbohidratos. Una fuente de energía necesaria para el ritmo de vida de los más pequeños.

Pero no todos los hidratos de carbono son buenos, los hay simples y complejos, y estos últimos son los que más se adecuan a las necesidades de los niños.

Diferencias entre hidratos de carbono simples y complejos

Beneficios de los hidratos de carbono en los niños

- Los carbohidratos simples tienen un impacto mucho más fugaz en el organismo del niño, proporcionando una sensación de saciedad al instante y metabolizando el azúcar simple de una forma más rápida, por la que las reservas de la energía proporcionada por el alimento se gastan de forma muy rápida. Alimentos como la fruta y la leche o productos comerciales como los caramelos contienen este tipo de carbohidrato simple

- Los hidratos de carbono complejos se caracterizan por tener una absorción lenta por parte del organismo del niño, por tanto, no pasarán tan rápido a la sangre, con lo que se reducen los picos de glucosa, y además aportan mayor sensación de saciedad y facilitan las digestiones. Los alimentos que se incluyen en esta categoría suelen ser derivados de harina de trigo o maíz, como el pan o la pasta.

Qué función cumplen los hidratos de carbono en el organismo del niño

- Los carbohidratos cumplen funciones energéticas, son el combustible del cerebro y del sistema nervioso, y responsables del ahorro de proteínas o la regulación de las grasas.

- Gracias a los hidratos de carbono los niños realizan sus funciones orgánicas, físicas y psicológicas.

- El cerebro consume unos 100 gramos de glucosa, la forma liquida de los hidratos,diarios, algo muy importante para el correcto funcionamiento del sistema nervioso central y evitar hipoglucemia, mareos o cansancios.

Los carbohidratos, el alimento más importante en la dieta de los niños

Como en casi todo en esta vida se deberá de llevar un control, ya que un exceso de hidratos de carbono puede provocar obesidad, diabetes y problemas cardiacos en el niño. Una dieta más o menos equilibrada debería contener un 55% de carbohidratos, entre un 10 y un 15% de proteínas y un 33% de grasas.

Por tanto, controlar la alimentación de los más pequeños se convierte en tarea primordial para su correcto desarrollo, y en lo que se refiere a los hidratos de carbono en particular se debería limitar el consumo de los azúcares simples, contenidos en las golosinas, y potenciar el consumo de hidratos de carbono complejos, presentes en la verdura, la pasta o el pan integral.

Diego Fernández. Redactor de Guiainfantil.com

Papillas de fruta y purés de verduras y carnes para el bebé

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud