Fruta con piel para los niños: sí o no

¿Deben los niños tomar la fruta con piel?

  • compartidos

Aunque a los niños no les suele gustar la piel de las frutas y verduras, en ocasiones puede ser más beneficioso consumirlas con su propia piel. En algunos casos, como el del plátano o la piña, es evidente que la piel debe retirarse, pero en otros casos no está tan claro si su consumo puede aportar beneficios o no.

Cuando deben los niños tomar la fruta con piel

Comer la fruta con o sin piel

- Comer manzanas con su propia piel proporciona más o menos el doble de fibra que si se pela. Además, proporciona más vitamina A, potasio y no varía el sabor de la fruta.

- Este es el caso también de las uvas y otros frutos del bosque, como los arándanos, las moras, fresas o frambuesas, cuya piel, además de difícil de retirar, no añade sabor pero si vitaminas y otros micronutrientes. En particular, tanto las uvas como los frutos del bosque son una fuente importante de fitonutrientes, concretamente polifenoles, tanto flavonides como no flavonoides, que tienen funciones antioxidantes protegiendo frente al envejecimiento celular. Más concretamente, son una fuente importante de antocianinas, que tienen funciones protectoras en el cerebro y el sistema cardiovascular, y antocianidinas, relacionadas con un aumento de la destreza verbal, de la memoria a corto plazo y la agudeza visual, todo de gran interés en la infancia.

- En el caso de los cítricos, la piel, aunque puede resultar amarga y/o desagradable de comer, tiene un alto contenido en vitamina C y A, vitaminas del grupo B, minerales como calcio y potasio, y fibra. Su uso se suele limitar a la repostería, pero también puede usarse para aromatizar aceite o azúcar, o incluso el agua de bebida. También, como las uvas, contiene fitonutrientes, flavonoides como la hesperidina, relacionada con el buen funcionamiento del sistema circulatorio y el corazón.

Cuándo no deben tomar los niños la fruta con piel

- La piel de frutas y verduras puede sin embargo tener, restos de productos químicos que se hayan usado, fertilizantes, fungicidas o pesticidas, además de huevos y otros restos que insectos puedan haber depositado. Además, la textura de la piel de algunas frutas puede ser más gruesa y desagradable al masticarla, y eso puede hacerla menos atractiva. Este es el caso de la zanahoria, que tiene una textura desagradable y en este caso, pelándola no se pierden cantidades significativas de fibra o vitaminas. El pepino, cuya piel también puede resultar áspera, puede comerse con o sin piel, aunque la piel no presenta demasiado beneficio, ya que la fibra se encuentra mayoritariamente en las semillas que el pepino contiene en su interior.

- También, la piel de algunas frutas puede, en casos muy concretos, producir alergias, como en el caso del melocotón y otras frutas cuya piel parece tener pelo. En el caso particular del melocotón, la piel contiene muchas vitaminas hidrosolubles, además de potasio y fibra, por lo que si la piel produce alergias o bien resulta desagradable, puede elegirse otra fruta similar, como la nectarina, cuya piel no tiene pelo, es más fina, y así evitar la perdida de micronutrientes.

En general, si la fruta se va a consumir con piel, es preferible asegurarse de que esté libre de impurezas, gérmenes y productos químicos, lavándola exhaustivamente y exfoliándola si es necesario.

Dibujos de frutas para colorear con los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud