Endulzantes naturales para niños

Alternativas para que los niños no tomen azúcar

  • compartidos

Hoy en día los niños consumen una gran cantidad de azúcar refinada o blanca, no solo para endulzar la leche, zumos o batidos, sino también en productos industrializados. 

El aporte elevado de azúcar blanca tiene un efecto negativo para la salud, dado que por su aporte calórico conlleva el riesgo de sobrepeso y obesidad en niños, provoca desmineralización ósea y por lo tanto riesgo de fracturas, y también, para asimilar el azúcar se necesita de vitaminas del complejo B lo que puede generar fatiga en el niño. Por lo tanto, sería conveniente ir poco a poco sustituyendo este tipo de azúcar por otros endulzantes naturales.

Endulzantes naturales que pueden tomar los niños

Endulzantes para niños

Stevia: es un endulzante natural que proviene de un arbusto, se obtiene el sabor dulce de las hojas verdes.

- Es acalórico, lo que evita el sobrepeso y obesidad infantil.
- Evita la formación de caries.
- No eleva la glucemia en sangre.
- Contiene nutrientes como calcio, fósforo, hierro, potasio, vitaminas A y C.
- Tiene propiedades antioxidantes, cicatrizantes y bactericidas.
- Se aconseja utilizar las hojas frescas o secas.
- Si bien la stevia no tiene contraindicaciones, todavía no hay estudios que demuestren alguna complicación en el consumo en niños, se recomienda consumirla con moderación y de esa manera evitar principalmente el consumo de azúcar refinada. 

Miel: otro endulzante natural que endulza 25 veces más que el azúcar refinada.

- Contiene vitaminas  A, C, D, B1, B2, B3, B5 y B6; y  minerales como magnesio, hierro, fósforo, potasio, calcio, sodio y manganeso.
- Refuerza el sistema inmunológico.
- Ideal para resfríos, dolor de garganta y gripes.
- Contiene triptófano, un aminoácido que llega al cerebro y estimula la liberación de melatonina que ayuda a relajarse y conciliar mejor el sueño.
- La miel es un endulzante cuya absorción es muy rápida, aumentando la glucosa en sangre.
- Contiene casi las mismas calorías que el azúcar, por lo tanto hay que consumirla con moderación.
- NO dar a niños antes de los 2 años, dado que a esta edad los niños no tienen desarrollado todavía el sistema digestivo para eliminar la bacteria que posee la miel, pudiendo provocar el botulismo.

Sirope de Agave: el sirope se extrae de la savia del agave, se parece a la miel, aunque es más espesa.

- Contiene hierro, potasio y magnesio.
- Previene la desmineralización ósea, evitando la fracturas óseas.
- Es de bajo índice glucémico, esto se debe a que contiene fructosa y evita que el azúcar en sangre se eleve rápidamente.
- Contiene las mismas calorías que el azúcar refinada, consumir con moderación.
- Al contener fructosa,  un consumo excesivo puede provocar caries.
- Evitar consumir el sirope calentado porque pierde las propiedades nutricionales.

Frutas secas deshidratadas como dátiles, pasas de uvas, higos.

- Contienen potasio, vitaminas del complejo B, vitamina E y fibras.
- Posee casi las mismas calorías que el azúcar refinada.
- Es ideal para endulzar postres, galletas, también pueden ingerirse en puré o  procesadas y agregarlas a todo tipo de preparaciones.

Hay mucha más variedades de endulzantes naturales que podemos incorporar a la alimentación y que nos aportan además del sabor dulce, nutrientes que acompañen a una alimentación variada, pero también es aconsejable enseñar a los niños a disfrutar del sabor tal y como se encuentran los alimentos de forma natural, de esta manera podrán apreciar la  diversidad de sabores.

Canapés caseros variados y fáciles para Navidad

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud