Cómo organizar el frigorífico de forma saludable para los niños

Cómo organizar los alimentos que consume la familia en el frigorífico

  • compartidos

Nuestros niños se merecen toda la atención en cuanto a su alimentación y algo que no tenemos muy en cuenta es la organización del frigorífico. Sin embargo, se trata de una cuestión importante para conservar los alimentos en el mejor estado, para aprovechar mejor los productos y para optimizar la compra.

Tenemos algunas recomendaciones para organizar el frigorífico de la forma más saludable para los niños. Aunque la premisa fundamental es que todos los productos que consumamos sean sanos y naturales. Una alimentación basada en alimentos frescos es el secreto para evitar la obesidad infantil.

Consejos para organizar el frigorífico

Niña abre frigo

1. Cadena de frío. Lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de almacenar y consumir los alimentos es que no debemos romper la cadena de frío. Cuando menos tiempo pase desde que hacemos la compra hasta que la guardamos en el frigorífico, mejor se conservarán los nutrientes.

2. Sobrecarga. El frigorífico no debe estar sobrecargado para que no consuma tanta energía y para no provocar un exceso de refrigeración que podría dañar los alimentos y al propio frigorífico.

3. Frío. El frío se distribuye de forma diferente en el frigorífico. La zona más fría es la de arriba o la que esté más cerca del congelador. Colocaremos los alimentos en función de la refrigeración que necesiten.

4. Zona superior. En la parte de arriba, la zona más fría, es recomendable colocar aquellos productos cocinados o listos para consumir, como los tupper de comida ya lista o los embutidos.

5. Zona media. En la parte central del frigorífico se recomienda organizar los productos lácteos como quesos y yogures y los alimentos envasados.

6. Zona inferior. En la parte menos fría del frigorífico se sitúan las alimentos crudos como carnes y pescados. Estos son los alimentos que más atención requieren y deben estar separados del resto de los productos.

7. Cajones. Los cajones del frigorífico están reservados para las verduras y aquellas frutas que requieran refrigeración.

8. No refrigerados. Algunos alimentos como los ajos, las cebollas, el aguacate, los tomates, los plátanos o las patatas pueden perder su sabor y también sus nutrientes si los almacenamos en el frigorífico.

9. Caducidad. A pesar de lo que digan algunas autoridades sanitarias, nunca debemos darle a nuestros niños algún producto con la fecha de caducidad vencida. Para evitar tirar comida, lo mejor es ir colocando los alimentos de adelante hacia atrás según su caducidad.

10. Puertas. Reserva las puertas del frigorífico para almacenar refrescos, botellas, botes de salsa y aquellos productos más resistentes a los cambios de temperatura para que no se estropeen al abrir y cerrar continuamente la puerta.

Laura Vélez. Redactora de Guiainfantil.com

Dibujos para colorear de comidas y alimentos

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud