Alimentos en conserva para niños: lo bueno y lo malo

Ventajas y desventajas de los alimentos en conserva

  • compartidos

Con el ritmo de vida actual los alimentos precocinados y cualquier otra alternativa que facilite y disminuya el tiempo que se dedica a la cocina, son los aliados de las familias para intentar mantener una dieta sana y equilibrada sin dejar de consumir comida hecha en casa. Sin embargo, no siempre estas opciones son saludables, por lo que conviene tener en cuenta, entre otros, el etiquetado, el procesado y la composición del alimento en cuestión.

Desventajas de los alimentos en conserva para niños

Alimentos en conserva: sí o no

- Las desventajas de los alimentos en conserva incluyen la posible presencia de bisfenol A en los plásticos y latas utilizados para conservar el alimento. El bisfenol A es un compuesto químico que se utiliza para evitar contaminaciones y mantener a raya la formación de esporas. Aunque en la actualidad el bisfenol A ha sido retirado de cualquier producto o utensilio que se vaya a utilizar en alimentación infantil, se puede seguir utilizando en la industria alimentaria. Las investigaciones más recientes han puesto de manifiesto que el bisfenol A es seguro en las cantidades utilizadas en las conservas, ya que son ínfimas, por lo que evitarlo o no se convierte en una opción relativamente personal.

- Otra desventaja de las conservas es la concentración de sal, muy poco recomendable tanto para niños como para adultos. En la gran mayoría de las conservas, la sal, así como otras vitaminas y minerales, se encuentran en la salmuera, el líquido en que el alimento está conservado, por lo que eliminando este se reduce la sal, pero lamentablemente, también la cantidad del resto de micronutrientes.

- También la cantidad de azúcar puede ser un inconveniente. Aunque cada vez menos productos en conserva llevan azúcar añadido, es preferible mirar bien el etiquetado y evitar aquellos que sí lo incluyan.

Ventajas de los alimentos en conserva para niños

- La larga vida de estos productos es, sin embargo, una de sus principales ventajas, ya que permite tenerlos a mano para preparar una comida casera sin necesidad de pasar por el mercado. Por otra parte, las verduras y frutas en conserva son útiles para asegurar el consumo recomendado de raciones vegetales (al menos 5 raciones diarias), ya que los niños tienden a rechazarlos, y, de nuevo, tenerlos al alcance, puede propiciar el aumento en su consumo.

- Además, las conservas, son una fuente importante de micronutrientes, y, en la infancia y adolescencia, los micronutrientes, junto con una cantidad apropiada de macronutrientes, son fundamentales para asegurar un correcto crecimiento y desarrollo.

- Aunque no es estrictamente nutricional, las conservas tienen también el beneficio añadido de suponer un coste inferior frente sus homólogos frescos, permitiendo consumir algunos alimentos recomendables y necesarios, incluso en caso de que el presupuesto sea limitado.

Sin embargo, los productos en conserva no deberían hacer sombra a los productos frescos, que, en general suelen ser nutricionalmente más equilibrados, y bajos en sodio. Tampoco deberían hacer sombra a los productos congelados, que sí cumplen una serie de requisitos, como una adecuada procedencia, un congelado en condiciones óptimas y un mínimo procesado, son también una opción sana, equilibrada y asequible.

Dibujos para colorear de comidas y alimentos

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud