Alimentos con los que los niños se atragantan fácilmente

  • compartidos

A partir de los 5 o 6 meses el niño tiene desarrollados tanto la capacidad motora para ingerir nuevos alimentos de diferentes consistencia como también el autocontrol alimentario.

Hay periodos en la vida del bebé y del niño en los que la adquisición de nuevas funciones motoras se realizan con mayor facilidad, por eso es importante estimularlas para poder ampliar la alimentación del niño a diferentes texturas, esto va sucediendo conforme al desarrollo psicomotor evolutivo del niño. 

Desarrollo de la capacidad alimenticia del niño

Alimentos que pueden provocar atragantamiento

Tenemos que tener en cuenta que las capacidades para incorporar nuevos alimentos implica habilidades orales, motricidad fina con la mano y habilidades posturales.

De 5 a 7 meses: aprende a tomar alimentos semisólidos con una cuchara, pueden masticar y mover el alimento dentro de la boca.

A los 8 meses: pueden retirar el alimento de la cuchara, acercando la cabeza. Pueden sentarse sin apoyo.

A los 9 meses: logran agarrar la cuchara.

A los 10 meses: adquieren un mecanismo más preciso de pinzas, que les permite coger alimentos con una consistencia de trozos.

Alimentos con más riesgo de atragantamiento en la infancia 

- Frutos secos (almendras, nueces, anacardos, cacahuetes)

- Frutas desecadas (uvas pasas)

- Frutas pequeñas (uvas, cerezas).

- Legumbres (guisantes, tal vez algún ejemplo más).

- Aceitunas.

- Salchichas cortadas en círculos.

- Texturas pegajosas (nutella, dulce de leche).

- Golosinas (chicles, caramelos duros o pegajosos).

- Cuando se da una fruta con hueso como ciruela o melocotón, quitar el hueso previamente antes de dar al niño el alimento.

- Tener cuidado con los cítricos como mandarina y naranja, puede ocurrir a veces que si el hollejo es muy duro, el niño puede ahogarse. 

Cómo evitar que los niños se atraganten con la comida

- Es muy importante respetar el desarrollo motor alimentario del niño, por eso se debe comenzar con consistencias como las papillas, luego dejando trocitos muy pequeños e ir aumentando según tolerancia.

- Es recomendable en la medida que el niño crece no dar solo papillas por miedo al atragantamiento, dado que al niño luego le costará mucho más incorporar alimentos con otras consistencias (en trocitos).

- Evitar que el niño se ría o hable cuando coma.

- Acompañar con líquidos las comidas para que le sea más fácil la deglución.

- Cuidar específicamente los alimentos que le daremos al niño hasta los tres o cuatro años, dado que es cuando existe mayor riesgo de atragantamiento.

- Evitar que el niño consuma alimentos muy duros, pegajosos, y de un tamaño pequeño y redondo (ejemplo de tamaño: hueso de la ciruela). 

Heridas y quemaduras en los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud