Trucos para facilitar la lactancia materna

Consejos e información para las mamás que están dando el pecho

  • compartidos

La lactancia materna es un momento que puedes vivir con auténtico placer y crear un vínculo muy especial con tu bebé. Sin embargo, hay mujeres que, por falta de información o por una mala práctica viven el momento con angustia y dolor y ello les lleva a abandonar la lactancia. Dar el pecho no tiene por qué doler, ni producir molestia alguna si se realiza correctamente. La leche materna conlleva muchos beneficios para la mamá y el bebé, por lo que es conveniente conocer algunos trucos para facilitar la lactancia materna.

Consejos e ideas para facilitar la lactancia materna

Nino-mamando

Una vez pasados los primeros momentos en la lactancia materna irás sintiéndote más confiada y tranquila a la hora de dar el pecho al bebé. Intenta crear un espacio relajado donde ambos disfrutéis del momento. El hospital o una casa llena de gente orientándote en lo que tienes que hacer sólo contribuirá a ponerte más nerviosa. Hay otros trucos para facilitar la lactancia materna que también pueden ayudarte:

Evitar las grietas y la mastitis: en la mayor parte de los casos el dolor al dar de mamar se produce por una mala postura o un mal agarre del bebé. Si el bebé tiene une buena posición y realiza una succión correcta, agarrando con su boca todo el pezón, ni siquiera debería doler si tuvieras una grieta. 

Pezoneras para dar el pecho: algunas mujeres recurren al uso de pezoneras para evitar las molestias, pero no son recomendables ya que acorta la duración de la lactancia y son incómodas para el bebé.

La duración de las tomas: cada bebé y cada mamá necesitan un tiempo distinto, y además, éste varía según la edad del bebé. Los recién nacidos tardan más en mamar, mientras que los bebés que ya tienen unas semanas de vida son capaces de realizar una toma entre 5 y 15 minutos. En general los pediatras recomiendan no estar más de 20 minutos ya que el bebé termina utilizando el pezón como chupete y se queda adormilado, por lo que deja de succionar. 

Despertar al bebé si se duerme al pecho: si tu hijo tiende a utilizar el pecho como chupete y se queda dormido, puedes utilizar un truco sencilo para que continue con la lactancia. Se trata de rascarle la planta de los pies para espabilarle. A los bebés no les gusta mucho esta sensación y les despierta para que sigan succionando.

Posición del bebé: el contacto corporal entre ambos y la comodidad es fundamental para un buen agarre. Una buena posición sería aquella en la que la tripita del bebé está en contacto con la tuya y su cuerpo forma una línea recta con la cabeza. Su boca ha de agarrar toda la areola, no sólo el pezón, para evitar daños y grietas.

Un pecho en cada toma: no intentes que en cada toma por sistema, el bebé mame de los dos pechos. Es mejor que vacíe totalmente un pecho y, si aun tiene hambre, le ofrezcas el otro. Notarás que el pecho ya está vacío porque ha disminuido considerablemente la tensión en la mama y el bebé se suelta porque ya no hay más leche. Si tomó de un pecho, en la siguiente toma ofrécele el otro para evitar acumulación de leche. Para acordarte de cuál fue el pecho de la última toma, hay trucos de la lactancia materna como atar un lazito en la tira del sujetador o prender un imperdible.

Higiene en la lactancia: no hace falta que te laves el pecho antes y después de cada toma. Un truco que emplean muchas mamás durante la lactancia es utilizar la última gota de leche extendiéndola sobre el pezón para que actúe como protector para el pezón y así evitar que se agriete, por lo que conviene dejarlo secar al aire. Con una ducha diaria es suficiente para observar una buena higiene. Si usas discos de lactancia, cámbialos a menudo.

Guardar leche para otro momento: si tienes demasiada tensión en las mamas o te ves obligada a saltarte una toma, puedes utilizar un sacaleches y guardar en nevera el excedente durante 2 o 3 días y en congelador 3 meses.

Juegos para el baño del bebé

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud