Soluciones para mantener la lactancia al volver al trabajo

Consejos y ventajas para alargar la lactancia tras empezar a trabajar

  • compartidos

Mantener la lactancia al volver al trabajo es un reto complicado en la mayoría de los casos. No es un proceso sencillo y requiere de cierta planificación, pero sin duda merece la pena. La Organización Mundial de la Salud recomienza la lactancia materna exclusiva durante los seis primeros meses de vida y, a partir de entonces, continuar con la lactancia, junto a la introducción paulatina de otros alimentos, hasta los dos años de edad.

Cómo congelar leche materna

Lactancia trabajando

La inmensa mayoría de mujeres trabajadoras, sin embargo, ven prácticamente imposible prolongar la lactancia hasta los dos años. Para lograrlo, es fundamental comenzar a conservar leche materna en el congelador un par de semanas antes de la reincorporación laboral. Este pequeño almacén nos servirá para que la persona al cuidado de nuestro bebé pueda darle el biberón con nuestra leche durante las largas jornadas de trabajo. 

Una vez que comencemos la rutina laboral, podemos acostumbrarnos a extraer leche por la mañana, el momento ideal para hacerlo, ya que tenemos cantidad suficiente –tras toda la noche- y toda la jornada laboral por delante para poder volver a generar más cantidad. La leche –en un recipiente cerrado- se conserva bien en el frigorífico durante dos días. Lo mejor es usar la leche del día anterior y mantener una reserva congelada por si algún día no es posible sacarse.

La leche materna puede congelarse en tarros cerrados o bolsas de congelación y se conserva inalterable entre tres y cuatro meses, lo que nos proporciona una gran tranquilidad para emergencias. Acostúmbrate a etiquetar la leche con la fecha de extracción para evitar que permanezca más tiempo del deseado en el congelador.

Por otro lado, lo ideal es que las tomas de tu bebé se organicen de forma que le toque mamar coincidiendo con vuestro reencuentro tras el trabajo. De esta forma, además de poder mantener la lactancia mientras trabajamos logramos que el bebé pueda seguir mamando a demanda durante los fines de semana, vacaciones, etc. 

Durante los primeros días de trabajo puede ocurrir que se produzcan subidas de leche. Ante esta situación, dependiendo de las condiciones laborales, podremos optar por extraer la leche con un sacaleches e incluso almacenarla en una bolsa isotérmica para llevarla con nosotras a casa o, por el contrario, frenar la subida cruzando los brazos y presionándolos contra los pechos al notar la subida. De esta forma, el cuerpo irá disminuyendo progresivamente la generación de leche.

La lactancia materna en el arte. El arte de amamantar a los bebés

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud