Lactancia mixta: ventajas y desventajas

Consejos para pasar de la lactancia materna a la lactancia mixta

  • compartidos

La lactancia mixta, es decir, aquella que combina la lactancia materna con la alimentación a base de biberones de leche infantil, tiene ventajas y desventajas.

Algunos padres deben recurrir a la lactancia mixta obligatoriamente, pero otros muchos recurren a ella voluntariamente seducidos por sus ventajas.

Ventajas y desventajas de la lactancia mixta

Madre da el biberón a su bebé

La principal ventaja de la lactancia mixta, sin duda, es la alternancia en el laborioso trabajo de alimentar a nuestro bebé. Mientras que la lactancia materna es exclusiva de la madre, la lactancia con biberones permite que sea el padre u otra persona quien participe de esta labor. Con ello no solo se logra más tiempo para la madre sino que se permite que el padre no quede excluido de esta fase tan vinculante entre bebé y padres. 

La lactancia mixta, es por ello, muy común entre mujeres que se reincorporan al trabajo tras la baja maternal. Pero no solo entre ellas, porque suplementar la alimentación del bebé en aquellos casos en los que la leche materna no resulta suficiente es otra situación muy común para recurrir a la lactancia mixta. 

En ambos casos, las desventajas son varias. En primer lugar, la elaboración del biberón requiere un proceso de esterilización, preparación y calentamiento. Algo que, obviamente, no necesitamos hacer cuando damos el pecho. Por otro lado, al bebé le supone mucho más fácil y cómodo tomar el biberón, por lo que nos arriesgamos a que se acostumbre y a la hora de mamar del pecho no se esfuerce por hacer la succión correctamente. Además, al dar menos el pecho, el cuerpo genera menos leche por lo que acortamos la lactancia materna, tan beneficiosa para nuestro bebé.

Para disminuir las desventajas de la lactancia mixta es conveniente tener primero bien asentada la lactancia materna exclusiva durante varias semanas. De esta forma, nos aseguramos de que la leche suba correctamente y de que el bebé se acostumbre a succionar. 

Una vez que iniciamos la lactancia mixta es recomendable hacerlo progresivamente, con un solo biberón de leche infantil cada 24 horas. Las tomas se pueden dar de modo alterno –una primera toma de pecho y una segunda toma de biberón- o de modo supletorio, es decir, comenzando todas las tomas con lactancia materna –al menos, unos 15 minutos- y finalizándolas con el biberón.

Enara Rey Parra. Redactora de Guiainfantil.com

La lactancia materna en el arte. El arte de amamantar a los bebés

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud