La oxitocina durante la lactancia materna

La hormona que estimula la salida de la leche

  • compartidos

La oxitocina es la hormona más famosa de entre todas las hormonas, y es que se conoce comunmente como la hormona del amor. Esto es así porque se libera con una caricia, un beso, un abrazo, el sexo o incluso al comer chocolate.

Esta hormona tiene un papel fundamental durante el parto, ya que es la responsable de que comiencen las contracciones que permitirán dilatar el cuello del útero para que el bebé pueda nacer. Además, su función es básica durante la lactancia.

La función de la oxitocina durante la lactancia materna

Qué es la oxitocina

¿Qué es la oxitocina? La produce la glándula pituitaria y, cuando está presente en la sangre, se desencadenan una serie de reacciones en las personas. 

Esta hormona tiene una labor fundamental durante la lactancia. Cuando el bebé succiona el pezón se genera un estímulo que llega hasta el hipotálamo y provoca que se libere oxitocina en forma de pulsos. Estos pulsos estimulan a su vez la producción de prolactina.

Mientras que la prolactina es la encargada de estimular la producción de leche, la oxitocina estimula a las células que rodean los alvéolos, de esta manera, el tejido mamario se contrae y la leche puede salir por las glándulas mamarias.

Sin embargo, no siempre, esta estimulación ocurre cuando el bebé está siendo amamantado. Algunas mujeres al escuchar llorar a su bebé, abrazarle o el simple hecho de pensar en él hace que se libere oxitocina y por ello suba la leche.

Durante los primeros días de lactancia, muchas mujeres sienten contracciones uterinas, también llamados entuertos. Son provocados asimismo por la oxitocina y, aunque pueden resultar dolorosos, son muy importantes para la recuperación posparto, ya que ayudan a que el útero se contraiga y regrese a su tamaño previo al embarazo.

La lactancia materna en el arte. El arte de amamantar a los bebés

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud