La crisis de lactancia de los 6 meses

Cómo identificar una crisis de lactancia en el recién nacido

  • compartidos

La crisis de lactancia también es conocida como brote de crecimiento. Es un momento puntual a lo largo del periodo de lactancia en el que el bebé cambia el cambia el comportamiento mientras mama: o bien se enfada, se pone nervioso o incluso llora cuando se le ofrece comer, o también se puede tirar prácticamente las 24 horas del día enganchado al pecho de la madre, como si no se saciase nunca.

A lo largo de la lactancia pueden darse hasta cuatro crisis de lactancia. La última a parece a los 6 meses, y muchas madres la confunden con el inicio del destete del bebé

Causas de la crisis de lactancia en los bebés

Bebé mamando

Una crisis de lactancia puede darse por dos motivos:

1. Maduración del bebé.

2. Necesidad de aumentar la producción de leche (ya sabemos que la manera más eficaz de hacerlo es la succión del bebé, es decir cuanto más mama más leche producirá la madre y a la inversa).

Estos momentos pueden hacer que la madre se cuestione si lo está haciendo bien, si su bebé pasa hambre, si no tiene leche suficiente… Es importante el apoyo de un profesional si se tienen dudas.

Las crisis de lactancia suelen obedecer a la regla del 3-6: aparecen a las 3 y 6 semanas de vida, y luego a los 3 y 6 meses. Aunque los bebés no son relojes, y son fechas aproximadas. Y por supuesto, dependiendo del temperamento del bebé, no tienen porque todos comportarse igual. Y por supuesto, un comportamiento anómalo de nuestro pequeño no siempre responde a algo fisiológico como la crisis de lactancia, puede que tenga algún dolor… Es por eso que recomendamos ante la duda acudir a la matrona o al pediatra para descartar algún problema médico si el llanto del bebé se mantiene durante varios días.

Cómo es la crisis de lactancia de los 6 meses

Esta crisis suele marcar un punto de inflexión grande si la malinterpretamos. Suele coincidir con la introducción de la alimentación complementaria. Sin embargo, esta crisis no ocurre en todos los bebés, o no es tan evidente. Puede que los bebés con mayor temperamento la vivan más.

Cuando introducimos en la alimentación del bebé nuevos alimentos, sabores texturas pueden ocurrir dos cosas:

- Nuestro peque siente fascinación por la novedad, y sólo quiera el nuevo alimento y de esta manera rechace el pecho. Si la madre se lo ofrece, puede enfadarse (incluso morder a la madre, y si tiene dientes causar mucho dolor, y lesión).

- O bien, hay bebés que no sienten ningún interés hacia lo nuevo, y prefieren el pecho de su madre.

Qué debe hacer la madre ante la crisis de lactancia de los 6 meses

Tenemos que recordar cual tendría que ser la actitud de la mamá, para no caer en el error:

1. Mantener la calma ante el enfado, o llanto del bebé cuando ofrecemos el pecho.

2. Siempre se ofrece el pecho antes que la alimentación complementaria ( hasta los 12 meses son lactantes, y su dieta debe ser fundamentalmente leche), y no al revés. La teta no debe ser el postre, sino el plato principal.

3. Recuerda que las crisis son momentáneas, y siempre pasan.

4. No interpretes que tu hijo con los purés, papillas o sólidos tiene sus necesidades cubiertas y por eso no quiere más pecho. Es sólo que la novedad hace que centre su atención a las nuevas experiencias culinarias. Sigue necesitando grandes cantidades de leche.

5. No todos los bebés pasan estas crisis.

6. No obligues a tu hijo a mamar, ofrece el pecho. Mantén mucho contacto con tu hijo, para que siempre lo vea como una opción.

7. Intenta ofrecer el pecho medio dormido, o dormido si tu hijo rechaza totalmente el pecho durante el día. Busca la máxima relajación posible para ambos.

8. Si te sientes sobrepasada, angustiada o tienes dudas acude a grupos de lactancia, de crianza, a la matrona. No estás sola, y lo que vives muchas otras mujeres lo han vivido.

Papillas de fruta y purés de verduras y carnes para el bebé

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud