La crisis de lactancia de las 6 semanas

Síntomas de la crisis de lactancia que se produce al mes y medio del parto

  • compartidos

De las cuatro posibles crisis de lactancia que se pueden dar, la segunda llega entorno a las 6 semanas. Esto es, un mes y medio después del parto (aproximadamente).

Esta crisis de lactancia llega con algunas características específicas. Te explicamos cuáles son los principales síntomas de la crisis de lactancia de las 6 semanas y qué puedes hacer par continuar de forma satisfactoria con la lactancia a pesar de este 'parón'. 

Síntomas de la crisis de lactancia de las 6 semanas

Lactancia a recién nacido

La crisis de lactancia se produce cuando el bebé de repente rechaza el pecho, sin aparente explicación. La mamá atiende esta señal como un rechazo hacia su leche, y en numerosas ocasiones se asusta al pensar que tal vez no esté produciendo suficiente leche o su leche no satisfaga a su hijo. Pero esta es sólo una falsa alarma. 

Una de esas crisis de lactancia se da a las 6 semanas (la primera crisis de lactancia puede llegar a las 3 semanas). En esta ocasión, la leche cambia de sabor. Esto altera a algunos bebés, acostumbrados a otro sabor de la leche materna. 

Este cambio de sabor altera en algunos casos el comportamiento del bebé- Por eso, los principales síntomas de la crisis de lactancia de las 6 semanas son:

- El bebé se enfada, llora más de lo habitual cuando le pones al pecho. 

- Al mamar, el bebé se agarra con fuerza al pezón, tira del pezón, se muestra molesto.

En cualquiera de estos casos, la madre puede llegar a pensar que el bebé no consigue sacar suficiente leche, pero no es así. Simplemente debes darle tiempo para que se habitúe al nuevo sabor de la leche. Es una crisis pasajera, terminará pasando en pocos días, y no tiene por qué poner en peligro el éxito de la lactancia materna.   

Vídeo sobre la crisis de lactancia de las 6 semanas

La lactancia materna en el arte. El arte de amamantar a los bebés

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud