Hipogalactia. Cuando la madre no produce suficiente leche

Qué es la hipogalactia en madres lactantes y por qué se produce

  • compartidos

La hipogalactia se define como la falta o la baja producción de leche materna. Esto puede ser debido por gran cantidad de causas que pueden producir una hipogalactia de manera definitiva o transtoria.

Te explicamos por qué motivos algunas madres lactantes encuentran problemas a la hora de dar el pecho a su hijo al producir 'poca leche'.

7 causas de la hipogalacta en la madre lactante

Bebé mamando

1. Bajo desarrollo de la mama: El desarrollo de la lactancia comienza en la pubertad y no habrá terminado hasta el periodo de lactancia. Todas aquellas enfermedades o circunstancias que produzcan un escaso desarrollo del tejido mamario, pueden dificultar la producción de leche.

2. Cirugía de reducción mamaría: en este tipo de intervenciones se puede eliminar mucho tejido mamario además de grasa, y pueden seccionarse conductos y dañarse nervios. El resultado al respecto de la lactancia dependerá del tanto porciento de la reducción de mama que se haya realizado.

3. Síndrome de Shehan: Es una patología muy inusual producida por un infarto de la hipófisis, lo que hace que no produzca las hormonas necesarias para poder amamantar.

4. Problemas tiroideos: la inadecuada secreción de las hormonas que produce esta glándula, especialmente la T3, pueden interferir en la acción de la prolactina. Teniendo en cuenta lo frecuentes que son estos problemas, es muy importante hacer un estudio del funcionamiento tiroideo cuando la mujer presente una producción baja de leche materna.

5. Obesidad/ diabetes: en el caso de estas mujeres con problemas de obesidad se produce un retraso en los mecanismos de producción del calostro y la leche, por lo que se debe de prestar especial atención a estos bebés, para que no les baje en exceso el azucar o pierdan demasiado peso.

6. Restos placentarios: La placenta produce una hormona llamada lactógeno placentario, que mantiene inhibida la lactancia. Una vez que esta desaparece, el cuerpo de la madre interpreta que el bebé ya ha nacido y puede iniciar la lactancia. Si todavía existen restos de placenta dentro del útero, dicho proceso no se produce.

7. También el tipo de parto influye en la cascada de hormonas que producirá la lactancia. Las mujeres con partos menos intervenidos, suelen tener menos problemas en la lactancia.

La importancia de tener al bebé piel con piel en el inicio de la lactancia

Tener a tu bebé en brazos, olerlo, tocarlo, tenerlo contra tu piel el máximo tiempo posible… estimula la producción de leche. Además el contacto piel con piel evita que el bebé gaste un exceso de energía en mantener el calor corporal, disminuyendo sus necesidades calóricas y favoreciendo que se despierte más a tomar pecho.

La lactancia materna en el arte. El arte de amamantar a los bebés

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud