Cómo conservar la leche materna

La conservación de la leche materna, una práctica muy útil para las mamás

  • compartidos

La conservación de la leche materna es una práctica más común de lo que a priori pueda pensarse y cada vez son más las mamás que optan por esta fórmula.

Hay varias opciones a la hora de conservar la leche materna, a temperatura ambiente, en el refrigerador o en el congelador. A continuación te explicamos en que consiste cada una de ellas.

Cual es la fórmula correcta para almacenar la leche extraída

Cómo conservar la leche materna

La leche materna puede conservarse una vez extraída del pecho de la madre, bien de forma manual o con sacaleches. Lo más importante a la hora de almacenarla es que el recipiente donde se vaya a guardar este limpio y esterilizado para así evitar una posible contaminación de la leche. Además se debe poner una etiqueta o pegatina con la fecha en la que ha sido extraída la leche.

Cómo y dónde conservar la leche materna

Si la opción que se ha elegido es la conservación a temperatura ambiente hay que tener en cuenta que la temperatura nunca debe de sobrepasar los 25 grados centígrados y como mucho se puede prolongar hasta 8 horas.

En el caso de guardar la leche materna en la nevera, la leche materna puede conservarse un máximo de 3 días, siempre que el refrigerador no supere la temperatura de 4 grados centígrados.

Por último, si se opta por conservar la leche materna en el congelador hay que tener en cuenta la temperatura. Si el congelador está a -18 grados centígrados se puede conservar hasta un máximo de 4 meses, mientras que si la temperatura alcanza los -20 grados centígrados, su conservación puede extenderse hasta los 12 meses. Una vez descongelada se deberá utilizar en las siguientes 24 horas a su descongelación y si ha sobrado leche de la toma, esta no podrá volver a congelarse.

¿Qué cantidad de leche materna se puede almacenar?

En un principio puede conservarse toda la cantidad que se requiera, pero es aconsejable guardarla en porciones que más adelante puedan resultar optimas. Lo mejor es conocer la cantidad de leche que suele tomar el bebé y guardarla en esa proporción, así se evitará desperdiciar leche y será más fácil su manipulación para la toma.

Diego Fernández. Redactor de Guiainfantil.com

La lactancia materna en el arte. El arte de amamantar a los bebés

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud