Cómo afecta el aumento o reducción de pecho en la lactancia materna

Mitos sobre la cirugía estética de mamas y la lactancia materna

  • compartidos

El pecho de las mujeres no tiene únicamente una función de nutrición a nuestros bebés, sino que es parte importante de la erótica y de la identidad femenina. Por eso, no son pocas las mujeres que pasan por el quirófano para retocarse esa parte de su cuerpo,  tanto para aumentar como para reducir el tamaño. Hoy vamos a desterrar algunos mitos que ligan la cirugía mamaria con la lactancia materna.

Mitos sobre el aumento o reducción de pecho y los problemas para amamantar al bebé

bebé mamando

1. Si llevo prótesis de silicona no podré dar el pecho. Esta afirmación es falsa en la mayoría de las ocasiones, ya que actualmente las técnicas que se usan no alteran la forma del pezón, no tocan tejido glandular y las prótesis se  suelen colocar detrás del músculo pectoral.

Sin embargo, hay veces que la incisión se hace a través de la areola, aquí si que se pueden presentar problemas en el agarre del bebé si la mujer cicatriza mal, y hace un queloide (engrosamiento de la cicatriz). Además algún estudio apunta a que esta técnica de abordaje podría aumentar el riesgo de mastitis, debido a que los conductos galactóforos (por donde sale la leche al exterior) pueden quedar dañados.

2. La silicona perjudica al bebé. Los estudios revelan que la silicona es segura para la lactancia materna, y que no pasa ninguna sustancia de la prótesis a la leche materna.

3. Es más difícil dar la lactancia después de una reducción de pecho. Generalmente sí, ya que en este tipo de cirugía se extirpa exceso de grasa y muchas veces se llevan por delante tejido glandular, se afectan los conductos por los que tiene que fluir la leche al exterior, y muchas veces las cicatrices impiden o dificultan mucho la lactancia.

Cómo influye la cirugía de mamas en la lactancia materna

Sin embargo el éxito de la lactancia va a depender mucho de la técnica que use el cirujano, y en gran medida de la cantidad de tejido que tenga que retirar. Además muchas veces, los pechos, al operarlos, también se modifica y se recorta la areola para que quede estéticamente armónico con el nuevo tamaño.

De todas maneras, las consecuencias que vaya a tener una operación de reducción de pecho y la lactancia materna, sólo se podrán valorar en el momento mismo del inicio de la lactancia; y no podremos hacer nada para prevenir ni mejorar el agarre del bebé.

Es muy importante que las mujeres que han sido sometidas una cirugía mamaria cuenten con el apoyo y asesoramiento por parte de profesionales, como son las matronas y que acudan a grupos de apoyo a la lactancia. 

La lactancia materna en el arte. El arte de amamantar a los bebés

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud