Los probióticos en el embarazo

Por qué se recomienda tomar probióticos a embarazadas

  • compartidos

El término probiótico engloba aquellas bacterias que, según los estudios realizados, proporcionan un beneficio en la salud del hospedador. Aunque muchos estudios no encuentran ventajas, lo cierto es que la introducción de bacterias beneficiosas en el organismo es siempre algo favorable, dado el papel protector que pueden ejercer.

El embarazo es el periodo en el que comienza a establecerse la flora bacteriana en el tracto gastrointestinal del bebé que se está formando. ¿Es bueno por lo tanto tomar este tipo de alimento durante el embarazo?

Por qué tomar probióticos durante el embarazo

Embarazada con yogur

1. Existen bacterias en el líquido amniótico. Aunque durante décadas se ha pensado que el tracto gastrointestinal del feto era estéril, investigaciones relativamente recientes han puesto de manifiesto la presencia de bacterias en el líquido amniótico que rodea al feto, así como en el meconio, las primeras heces del bebé recién nacido. El líquido amniótico es ingerido por el bebé y filtrado por sus riñones, atravesando todo su sistema digestivo hasta ser de nuevo excretado al vaciar la vejiga. De esta manera, las bacterias presentes en él son las primeras pobladoras de su intestino. El origen de estas bacterias es, obviamente, el intestino materno, al que llegan atravesando la barrera placentaria. 

2. Protege frente a infecciones. Por otra parte, la presencia de microorganismos beneficiosos en el tracto gastrointestinal humano está directamente relacionada con una protección frente a infecciones y, además,  estas bacterias mantienen una estrecha comunicación con el sistema inmune. Este hecho hace que su presencia en el tracto gatrointestinal del bebé sea altamente deseable, ya que los científicos postulan que estas bacterias podrían suponer el primer estímulo para el desarrollo del sistema inmune del bebé, protegiendo incluso frente a alergias, asma y otras enfermedades, sobre todo en bebés prematuros.

3. Frena náusias y vómitos en el embarazo. El primer trimestre del embarazo suele asociarse con náuseas y vómitos. Productos lácteos fermentados o con probióticos se han relacionado con la prevención de estos vómitos, siendo alimentos fáciles de digerir y con elevada densidad de nutrientes, algo que puede ayudar a mantener un correcto aporte nutricional en la dieta materna. 

4. Previene diarreas y estreñimiento. Uno de los más conocidos beneficios de los probióticos se relaciona con la salud gastrointestinal, ayudando tanto a prevenir la diarrea como a combatir el estreñimiento. Durante el tercer trimestre del embarazo, las probabilidades de padecer estreñimiento son elevadas, por lo que su consumo en los últimos meses de embarazo es también beneficioso.

5. Pasan a los recién nacidos a través de la lactancia. En la etapa de lactancia, estas bacterias beneficiosas son capaces de llegar a la leche materna para continuar colonizando el intestino del recién nacido. Además, a la presencia de estas bacterias se suma la presencia en la leche materna de sustancias conocidas como prebióticos. Los prebióticos sirven de apoyo a las bacterias probióticas a la hora de asentarse y multiplicarse en el intestino.

Es evidente que cuanto más sana sea la dieta de la madre, más saludable estará ella y más saludable serán su embarazo y su bebé, pero además, cuanto más sana sea la microflora materna, más sana será la microflora del bebé, por lo que el consumo en la dieta de alimentos fermentados y de probióticos es recomendable tanto durante el embarazo como durante la lactancia.

9 cosas que la mujer debe evitar durante el embarazo

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud