Embarazada en Navidad. Qué comer sin riesgos

La alimentación ideal para embarazadas en las fiestas navideñas

  • compartidos

La Navidad es un momento conflictivo en cuestiones de alimentación y dietas y, si estás embarazada, mucho más. La idea de que no hay que exagerar con los cambios que introducimos en la alimentación durante el embarazo no sirve en el caso de la Navidad, que es una época llena de excesos y cambios en las comidas.

En Navidad más que nunca, la mujer embarazada debe cuidar su alimentación para evitar riesgos innecesarios. Porque a causa de una alimentación inadecuada, el feto puede verse afectado en su desarrollo, puede sufrir malformaciones e incluso hay riesgo de aborto.

Qué comer sin riesgos en Navidad

 Qué comer estando embarazada en Navidad

Las comidas de Navidad están inevitablemente ligadas al marisco y es cuando volvemos a pensar en ese eterno debate que es la conveniencia o no de comer marisco en el embarazo. Si estas Navidades estás embarazada, no tienes por qué saltarte los platos de marisco del menú de Navidad. Para no correr riesgos, basta con que no abuses y evites, eso sí, comer marisco crudo.

En realidad, cualquier alimento crudo es un riesgo para el embarazo, por lo que estas Navidades no tengas reparo en comer la carne muy hecha y también el pescado. Así que si sueles incluir en la mesa de Navidad sushi o carpaccio, este año tendrás que sustituirlos por alimentos muy cocinados. En este sentido, también conviene evitar el salmón ahumado, tan típico de la Navidad.

El objetivo de evitar ciertos alimentos, como carnes y pescados crudos o poco hechos, el salmón o el clásico jamón, es evitar enfermedades como la toxoplasmosis o la listeriosis que pueden perjudicar el desarrollo de tu bebé. No tengas inconveniente en dejarte mimar estas Navidades y no te dejes llevar por el espíritu festivo, porque debes cuidar tu alimentación más que nunca.

También debes tener cuidado con los productos lácteos, que no pueden estar elaborados con leche sin pasteurizar. Evita el queso fresco y procura que cualquier postre casero esté pasteurizado. Lo mismo ocurre con el paté y el foie que, por más que resulten ser un manjar en cualquier mesa de Navidad, para el embarazo serán menos peligrosos cuanto más procesados estén.

No te olvides de mantener ciertos hábitos fundamentales estas Navidades, porque estas fiestas se caracterizan por relajar las costumbres y adoptar hábitos perjudiciales. No permitas que fumen en las reuniones familiares y no pruebes una gota de alcohol, ni siquiera el champán, porque son porque pueden poner en peligro la gestación.

Laura Vélez. Redactora

Ideas para adornar el árbol de Navidad

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud