Alimentos peligrosos en el embarazo

Qué alimentos se desaconsejan durante la gestación

  • compartidos

En las primeras consultas con la matrona o ginecólogo, una de las recomendaciones más habituales suele hacer referencia a los alimentos que no se deben consumir durante el embarazo, lo cual puede asustar a la futura mamá.

Por este motivo, parece conveniente explicar el porqué de algunas de estas prohibiciones y las enfermedades que puede ocasionar el consumo de estos alimentos. 

El riesgo de pescados y marisco en la gestación

Embarazada con cacerola

Se recomienda no consumir pescados ni mariscos crudos, como el sushi, ya que pueden albergar un gusano llamado anisakis que, si bien no afecta al feto, puede causar una reacción estomacal, y en ocasiones alérgica, de cierta seriedad en la madre. Los moluscos bivalvos y los pescados desecados en salazón, como el bacalao, no presentan riesgo de anisakis, y en el resto de los pescados, el cocinado o la congelación por debajo de -20C durante 24h, aseguran que el gusano no causa ningún daño.

También es recomendable evitar los pescados con elevado contenido en mercurio, ya que este metal es perjudicial para el cerebro y el sistema nervioso en desarrollo del feto. 

El salmón ahumado se ha relacionado en ocasiones con brotes de Listeria monocytogenes, un patógeno alimentario de gran importancia durante el embarazo, ya que puede producir abortos, partos prematuros o incluso la muerte del feto dependiendo de en qué trimestre se contraiga. Generalmente se asume que la congelación por debajo de -18C elimina este patógeno, pero algunos investigadores han encontrado colonias aún viables a esta temperatura.

Los alimentos crudos durante el embarazo

En general, no se recomienda comer ningún alimento crudo o poco cocinado, ya sea carne, pescado o huevos. Entre los cárnicos, conviene también evitar los embutidos crudos curados, ya que se elaboran con carne cruda. En estos casos puede haber riesgo de toxoplasmosis, una infección ocasionada por un parásito denominado Toxoplasma gondii. Recientes investigaciones aseguran que el riesgo de contaminación por los embutidos es mínimo, pero parece conveniente extremar las precauciones.

Los quesos elaborados con leche cruda (queso fresco, mozzarella, feta…), así como la propia leche cruda, también son alimentos a evitar. La posibilidad de encontrar Listeria monocytogenes en los mismos es elevada, por lo que hay que asegurarse que los productos lácteos consumidos se ha elaborado con leche pasteurizada.

También se han relacionado brotes de este patógeno por consumo de ensaladas ya preparadas, por lo que, aunque ya vengan lavadas, conviene hacerlo de nuevo antes de consumirlas, así como todas las frutas y verduras que se vayan a consumir crudas. Los alimentos preparados o precocinados también pueden ser vehículo de Listeria, debido a posibles contaminaciones cruzadas tras el cocinado, por lo que es recomendable siempre calentar hasta que humeen incluso los alimentos que estén ya cocinados.

Los riesgos de los huevos crudos para embarazadas

Se recomienda no consumir huevos crudos ni cualquier tipo de salsa elaborada con los mismos, ya sea mayonesa o similar. El motivo, la probabilidad de contraer salmonelosis, una toxiinfección alimentaria cuyos síntomas y consecuencias se agravan durante el embarazo, pudiendo causar daño en el feto.

Aunque parezcan demasiadas, las recomendaciones o prohibiciones alimentarias durante el embarazo tratan de proteger la salud tanto de la madre como del bebe, por lo que conviene tenerlas presentes tan pronto como se conoce el embarazo y durante toda la gestación.

La lactancia materna en el arte. El arte de amamantar a los bebés

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud