Pescado en la dieta de embarazadas y niños

Beneficios y riesgos del pescado en el embarazo y la infancia

  • compartidos

El pescado es un alimento saludable que ha de estar presente en la dieta de niños y embarazadas por su alto contenido en proteínas y su baja cantidad de grasas saturadas. 

El pescado concentra nutrientes básicos tanto para el crecimiento y desarrollo de los niños como la evolución del bebé en el útero materno. Además de proteínas tiene hierro, calcio, omega 3, vitaminas y zinc. 

El pescado en la dieta de la embarazada

El pescado en la dieta de embarazadas y niños

El pescado ha de ser un alimento presente en la dieta de la embarazada, y es que además de que el pescado blanco es bajo en grasas, los ácidos grasos omega 3 ayudan a la formación del tejido cerebral del bebé. Ya que no podemos fabricar estos ácidos grasos debemos ingerirlos con la alimentación.

En cualquier caso, algunos pescados, debido a la contaminación de ríos y mares, contienen sustancias que pueden ser dañinas en el embarazo como el mercurio y la dioxina. Para evitarlo conviene:

- asegurarse que el pescado está bien cocinado y quitarle preferiblemente la piel

- evitar consumir especies que se alimentan de otras como el tiburón o el pez espada, ya que el contenido de mercurio puede ser mayor

- llevar una correcta higiene en la manipulación del pescado crudo y lavar bien las manos y los cubiertos utilizados

Además, conviene evitar el pescado crudo, ahumado, en salazón o marinados ya que pueden estar contaminados con el parásito anisakis. Conviene pues tomar el pescado siempre cocinado.

El pescado blanco es más recomendable durante el embarazo que el azul ya que tiene menos grasa y se digiere más fácilmente, en cualquier caso no hay que evitar en la dieta el pescado azul ya que es rico en ácidos omega 3.

El pescado en la dieta de los niños

Aunque los adultos conozcamos los beneficios e importancia de incorporar el pescado en la dieta del niño no siempre es fácil ya que es uno de los alimentos junto con verduras y frutas que más rechazan. Sin embargo, a comer también se aprende y los padres hemos de mostrar una actitud positiva y firme frente a ello. ¿Cómo?

- es importante limpiar bien el pescado antes de servirlo al niño para que no encuentre ninguna espina.

- el pescado se puede combinar con otros alimentos que le gusten más como las pizzas.

- cuanto antes se incorpore el pescado a la dieta del niño y de forma más natural mejor. Desde el noveno mes ya puede introducirse en los purés del bebé.

- se pueden elaborar salsas para hacer que su sabor sea más agradable al paladar del niño o incluso presentarlo de forma divertida con formas diferentes.

- cuando el niño pueda colaborar en la cocina, ayudará que participe en la elaboración de la receta.

En cualquier caso, no debemos olvidar que el pescado puede producir alergias debido a una reacción a la proteína del pescado o por un parásito presente en algunos pescados llamado anisakis. Por ello los pediatras recomiendan introducirlo poco a poco en los purés del niño para comprobar su reacción.

Papillas de fruta y purés de verduras y carnes para el bebé

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud