Tipos de sopas y cremas para niños

Alimentación sana para niños

  • compartidos

Si hay un alimento del que toda la familia disfruta por igual son las sopas. Sopas y cremas son fáciles de comer, adecuadas para cualquier edad y además son muy nutritivas. Por eso es conveniente guardar unas cuantas recetas de sopas y cremas variadas, porque se pueden preparar con casi cualquier ingrediente.

El mundo de las sopas y cremas ofrece tantas posibilidades que es imposible no caer en la tentación de prepararlas tanto en invierno como en verano, de carne, de verdura, de pescado, con pasta, con arroz...con todo lo que se te ocurra, las sopas están riquísimas y a los niños les encantan. Así que estamos ante el plato estrello de la alimentación infantil saludable.

Los diferentes tipos de sopas y cremas para los niños

Niño come sopa

Las sopas y cremas pueden ser muy variadas. Cualquier tipo de sopa lleva una gran cantidad de agua, por lo que resulta un alimento ideal para mantener la hidratación del organismo. Por su parte, las cremas son más espesas y utilizan como ingrediente estrella las verduras, con lo que así conseguimos que los niños coman verduras.

- Sopa de carne. La clásica sopa se elabora con caldo de pollo al que se le añaden algunas verduras y se le aporta consistencia con pasta, que puede ser en forma de fideos, estrellas, letras, etc. para hacerlas más divertidas a los niños.

- Sopa de pescado. Por ser el pescado uno de los alimentos básicos de una dieta sana y equilibrada, la sopa de pescado resulta ideal porque es una buena manera de incluir el pescado sin peligro de espinas para los más pequeños.

- Sopa de verduras. Aunque las verduras suelen acompañar a todo tipo de sopas, hay sopas que se elaboran principalmente con vegetales, sin nada de carne o de pescado. Si además le añades arroz en lugar de pasta, la sopa de verduras resultará de lo más nutritiva y deliciosa.

- Cremas con leche. La mayoría de las cremas obtienen su mayor consistencia gracias a la leche o al queso. Se parte de la misma base que en la sopa de verduras pero dando un protagonismo especial a una verdura determinada, que puede ser el brócoli, el puerro o lo que tengas a mano en el frigorífico.

- Cremas sin leche. Para los niños con intolerancia a la lactosa o si quieres que la crema quede más ligera, también se puede elaborar sin leche. Añadiéndole un poco de patata al ingrediente estrella de la crema, lograrás darle el espesor que necesita.

- Cremas frías. Las sopas y cremas también son para el verano. Puedes elaborar deliciosas y refrescantes cremas con frutas como el melón o la naranja, pero también con verduras. Aunque la crema fría por excelencia sea el gazpacho, deja volar tu imaginación y utiliza cualquier tipo de vegetal que tengas en casa.

Laura Vélez. Redactora de Guiainfantil.com

Papillas de fruta y purés de verduras y carnes para el bebé

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud