Embarazo y celiaquía

Intolerancia al gluten en el embarazo

  • compartidos

La enfermedad celíaca es aquella en la que el intestino delgado no es capaz de absorber y asimilar el gluten, una proteína que se encuentra en muchos cereales como el trigo, la avena, la cebada, etc. La enfermedad puede aparecer en la infancia, aunque en los últimos tiempos se están dando muchos casos de diagnóstico tardío, ya en la edad adulta.

Pero, ¿qué ocurre cuando la mujer embarazada es celíaca?, ¿qué tipo de alimentación ha de llevar?, ¿qué riesgos supone? En Guiainfantil.com te lo aclaramos.

Cómo afecta la celiaquía no diagnosticada al embarazo

Embarazada con intolerancia al gluten

El diagnóstico de la enfermedad celíaca es sencillo, ante la sospecha de la enfermedad por presentar ciertos síntomas: dolor de estómago, diarrea, pérdida de peso, anemia etc. Se realiza una analítica en la que aparecen unos anticuerpos y una biopsia de vellosidades intestinales, que dan lugar al diagnóstico.

Esta enfermedad causa alteraciones en la fertilidad tanto de hombres como de mujeres, dificultad para quedarse embarazada, abortos espontáneos son muchas veces consecuencia de una celiaquía no diagnosticada.

Algunas mujeres descubren justo durante la gestación que son celiacas, debido a la pérdida de peso, diarrea entre otras, que se da durante los 9 meses de embarazo. Así puede afectar a las mujeres embarazadas la enfermedad celíaca:

- En el embarazo, debido a la malabsorción intestinal se ha visto que se daña el tejido trofoblástico, precursor de la placenta, órgano indispensable para el correcto desarrollo del embrión. Es por eso que el riesgo de aborto en estas mujeres llegue a ser más del doble de la población no enferma o con tratamiento.

- Además se ha visto que puede estar relacionada con CIUR, crecimiento intrauterino retardado, partos pretérmino, etc.

Cuál es el tratamiento para las embarazadas celíacas

- Si la mujer presenta enfermedad celíaca y se le diagnostica y pone tratamiento previo al embarazo, su gestación no se diferenciará en nada del de cualquier otra.

- El tratamiento se basa en la dieta libre de gluten, apostando por alimentos frescos, de temporada: fruta, verdura, pescado, carne magra, cereales sin gluten, etc. Afortunadamente la oferta para este tipo de personas es cada vez más amplia, con lo que se pueden permitir hasta postres elaborados.

- En lo relativo al bebé, tampoco hay diferencias. La dieta de una mujer celiaca es completa y variada, con la presencia de todos los nutrientes y elementos esenciales para hacerla saludable para ambos: madre y bebé.

Así la clave, como para cualquier otra mujer, es una dieta saludable, variada libre de gluten y ejercicio moderado. Y es fundamental el diagnóstico temprano para no padecer complicaciones durante el embarazo.

Masaje para embarazadas paso a paso

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud