La importancia de que el bebé eructe

Trucos para que el bebé elimine los gases

  • compartidos

Llegará un día en que tengas que enseñarles a tus hijos que eructar tras la comida no es socialmente aceptable en muchos lugares del mundo. Pero hasta que eso ocurra puedes olvidarte de los modales porque los bebés necesitan eructar, sobre todo los más pequeños. 

El motivo de que los bebés eructen es sencillo y se trata de su necesidad de expulsar el aire que han tragado durante la comida. Por lo tanto, es muy importante que el bebé eructe, tan importante como no obsesionarse con que lo haga. Si el bebé no logra eructar, tal vez sea porque no tiene aire que expulsar.

La importancia de que el bebé eructe

bebé eructa

Muchas madres nos comentan su preocupación porque a su bebé le cuesta eructar tras las tomas. Generalmente los bebés tragan aire al comer, sobre todo si le estás dando el biberón. Si el bebé se alimenta directamente a través del pecho, es más difícil que entre aire, porque su boca se ajusta perfectamente al pecho de la madre.

El aire también entra cuando el niño llora. Si antes de comer, el bebé ha tenido un episodio de llanto y si al comer lo hace con ansiedad, es muy probable que le haya entrado aire que debe expulsar eructando tras la comida. De esa manera, logrará descansar y dormir tranquilamente. Pero, ¿qué pasa si el bebé no eructa?

No conviene obsesionarse con que el bebé eructe. Si no le sale de forma natural, puede que simplemente no tenga aire que expulsar. Sabrás si tu bebé debe eructar o no según su comportamiento tras la toma. Si el bebé se queda plácidamente dormido, parece evidente que no tiene que eructar necesariamente. En cambio, si tras la comida el bebé se siente incómodo, molesto y no puede relajarse, seguramente es porque no puede expulsar el aire que tiene dentro.

Trucos para que el bebé eructe

En el caso de que tu bebé se quede intranquilo tras la toma, tenemos algunos trucos para conseguir que eructe con más facilidad. La posición más recomendable es la vertical. Difícilmente vas a conseguir que el bebé expulse el aire si está sentado porque si tiene el estómago doblado no lo va a conseguir.

Mantener a tu bebé en posición vertical, con la espalda recta y su tripita apoyada en tu pecho mientras le das un suave masaje en la espalda, de abajo hacia arriba es el medio más eficaz para que el bebé eructe. También puedes poner al bebé sobre tus rodillas, sujetarle bien por las axilas y hacerle dar pequeños saltos. Seguro que así consigues que el bebé expulse todo el aire.

Si observas que frecuentemente tiene dificultades para eructar, procura ponerle durante más tiempo en posición vertical. Está comprobado que en los lugares donde hay costumbre de llevar al bebé sujeto en posición vertical, ellos mismos eructan sin necesidad de ningún truco.

Laura Vélez. Redactora de Guiainfantil.com

Fotos a bebés dormilones

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud